Para los créditos, piden requisitos difíciles de cumplir señala CANIRAC

“Maquillada” la entrega de apoyos a empresarios
Lorena Hinojosa
Lorena Hinojosa Oliva indica que la verdadera ayuda federal se sería la condonación del pago del Seguro Social por lo menos tres meses, así como una reducción de un 50% en las tarifas eléctricas, pues representa el gasto más fuerte que tienen los restauranteros.

La Paz, Baja California Sur.-  Para la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (CANIRAC), Lorena Hinojosa, la accesibilidad a los créditos ofrecidos por el gobierno federal a los negocios afectados en el estado por Odile, es «maquillada» pues los hacen parecer mucho muy favorables hacia el sector “pero las cosas no son así”, advirtió.

Una de las trabas por ejemplo, es el requerimiento de no estar en el Buró de Crédito, siendo que más del 70% del sector restaurantero lo está. Otro es que se tenga liquidez, algo lógicamente imposible. “Así, ¿quién realmente va poder acceder a estos financiamientos? ¡el grande! ¡el grandote!, el que tiene asegurada su empresa, el que tiene liquidez, pero el que no la tiene y fue más afectado, es el que menos se verá beneficiado con estos apoyos», expone.

De esta forma, Hinojosa Oliva indica que la verdadera ayuda se traduciría en la condonación del pago del Seguro Social por lo menos tres meses, así como una reducción de un 50% en las tarifas eléctricas, pues representa el gasto más fuerte que tienen los restauranteros; ya que el pago diferido, “que no nos ayuda en nada –acusa– eso no es ningun apoyo”.

“Apoyo sería que nos condonaran un mes o tres, retardar ese pago, nos perjudica en vez de ayudar», explicó.

Ante ello –dijo– nuestra convocatoria es «compañeros, hagan hasta lo imposible, pero paguen, no diferidamente porque será peor. Porque un diferimiento del pago no es ningún apoyo», recalcó.

En cuanto a números, la empresaria indica que de las dos mil quinientas empresas restauranteras, casi el noventa por ciento sufrió daños, sin embargo aún no se tienen cuantificados monetariamente hablando.

Los negocios de Los Cabos fueron los más afectados, con un 80% de daños a la infraestructura, dijo la presidenta de Canirac BCS.

Además de las pérdidas en la infraestructura, la no apertura de los restaurantes durante este periodo (por la falta de servicios básicos) representó de igual modo pérdidas, sumando a esto la pérdida de insumos da una cantidad importante pues para las festividades patrias del mes de septiembre, los restauranteros se prepararon con anticipación y perdieron, con la cancelación de las fiestas, el 100% de lo invertido.

Por ello, insistió, “el pago diferido conlleva a que sean acumulados los gastos y que estos se conviertan en deudas, ya que no hay entradas y no existe dinero para poder afrontar los pagos con puntualidad, como lo son energía eléctrica, Seguro Social o la propia nómina».

Finalmente, Hinojosa Oliva lamentó que ya cultura de los seguros “no sea mucha”. Por lo menos del municipio de La Paz hacia el norte del estado, contrario a Los Cabos en donde más del 60% de los restauranteros son empresas grandes que tienen cubiertos todos los gastos de las pólizas, incluyendo nómina, electricidad e infraestructura.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.