Los talleres mecánicos, un dolor de cabeza para los consumidores… y para la PROFECO
 A pesar de estar sujetos a la norma oficial mexicana 174 SCFI 2007, que los obliga a tener contratos de adhesión registrados ante PROFECO, los talleres mecánicos siguen siendo un dolor de cabeza para los consumidores, muchas veces por falta de precaución de los mismos, otras porque los sitios son completamente clandestinos y bien disfrazados.
A pesar de estar sujetos a la norma oficial mexicana 174 SCFI 2007, que los obliga a tener contratos de adhesión registrados ante PROFECO, los talleres mecánicos siguen siendo un dolor de cabeza para los consumidores, muchas veces por falta de precaución de los mismos, otras porque los sitios son completamente clandestinos y bien disfrazados.

Los talleres mecánicos son uno de los giros comerciales con mayor número de demandas en el estado, asegura Manuel Tito Madinabeitia Osuna, jefe del Departamento de Verificación y Vigilancia de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO). “Hay muchas quejas en este giro comercial, sobre todo en mecánicos especializados en sistemas de transmisión”.

 A pesar de estar sujetos a la norma oficial mexicana 174 SCFI 2007, que los obliga a tener contratos de adhesión registrados ante PROFECO, los talleres mecánicos siguen siendo un dolor de cabeza para los consumidores, muchas veces por falta de precaución de los mismos, otras porque los sitios son completamente clandestinos y bien disfrazados.

Madinabeitia Osuna indica que el consumidor debe constatar que el establecimiento cuente con contratos de adhesión. “Esto es que el documento que va a sentar las bases de la prestación del servicio sea autorizado y revisado por PROFECO, a efecto de que no contenga cláusulas abusivas o leoninas, que pudiesen poner en desventaja al consumidor […] checar que el establecimiento cuenta con él es muy sencillo, hay que ver que tenga el número de registro de PROFECO en la parte final y verificarlo con PROFECO”.

La norma también establece que el taller mecánico debe exhibir claramente sus horarios de atención y números de teléfono. PROFECO recomienda llevar nuestro vehículo a sitios debidamente establecidos, que a simple evaluación visual nuestra notemos que cuentan con equipo especializado y realizan un trabajo profesional.

Aun cuando no hayamos verificado si el taller a donde llevamos a reparar nuestro coche cuenta con contrato de adhesión, uno puede presentar quejas ante la Procuraduría. “A la par del procedimiento conciliatorio que se llevaría para efecto de perseguir o procurar que cumplan con lo que tú solicitaste, también se le aplazaría a un procedimiento por infracciones a la Ley, derivado del incumplimiento que presenta de no haber hecho la realización del registro. No es limitante el hecho de que no esté registrado su contrato para que tú puedas acudir a las instancias para hacer valer la Ley”.  Para quejas llame al 12 5 54 00.

http://www.youtube.com/watch?v=KgEwl3iw680

Subscribe
Notify of
guest
6 Comments
Inline Feedbacks
View all comments