Los Cabos, tan lejos de AMLO y tan cerca de «la rupestre» Armida