La violencia en Los Cabos, ¿llegó para quedarse ?