Le tomo la palabra al Picore: Luis Coppola
Luis Coppola
Luis Coppola

 

«Aunque sea subirme al ring con árbitro vendido y no haya de otra que ganar por KO, le tomo la palabra al Picore, pero siento que está hablando de dientes para afuera».

¿Cómo, Licenciado?

«¿Te gusta el boxeo?»

Bueno, no mucho.

«Pero le entiendes. Esto es muy sencillo; Covarrubias trae un gallo flojo, pero que fotografía bonito, y la gente paga por verlo. Como aquel gallo que traía Televisa que resultó un fardo, como «El Canelo». Ese es el Picore; puede que gane en las elecciones del kinder de su colonia, pero ahí le paras. Entonces quieren hacer un combate amañado para luego ir al combate de la gubernatura, y están buscando un púgil disque flojo para ranquearlo, y ahí aparece Coppola, osea yo. El problema es que yo le voy a poner una santa madriza y luego no lo levantan ni con grúa. Por eso, en cuanto se den cuenta, me querrán descalificar antes del combate”.

Y esa seguridad?

«Los cientos de llamadas de todo el estado animándome, los comités de gente que se forman, los ex panistas que quieren ingresar de nuevo al PAN. Y porque no decirlo, las llamadas de los amigos del Comité Nacional».

¿Y su programa?

«Sería el mismo que pensaba presentar en las pasadas, cuando el PRD y el PAN se unieron en el “pacto del tequilazo” entre Felipe Calderón y Narciso Agúndez. Ya tendré tiempo para exponerlo, pero pasa por honestidad y transparencia, palabras que ni esta administración ni las dos pasadas conocen».

¿Y reglas para la contienda del PAN?

«Abrirla a la ciudadanía y que estos decidan. El partido Acción Nacional en Baja California Sur está tomado por los cordero-felipisto, y sólo hay contadas excepciones de panistas honestos en la directiva. Por eso digo que los árbitros están vendidos. Pero esto es adelantar vísperas. Por lo pronto le tomo la palabra y me enfrento al Picore por la candidatura.»

¿Ya tiene equipo de trabajo?

«Mejor nos vemos el fin de semana y hablamos más despacio, hay que ver qué hacen ahora Herminio y los empleados de Cordero. Hay que ver qué dicen de México».

 

Responder

Tu e-mail no seá publicado.