La violencia merma el turismo y la economía del Estado