Incalculables los empleos perdidos en Los Cabos a causa de la rapacería lamentan ciudadanos

Entre Odile y la rapiña…
rapina
«Las tiendas de ropa, zapatos, cafecitos, hasta restaurantes… Esta gente inconsciente no sólo destruyó comercios grandes, sino el patrimonio de microempresarios y el sustento de muchas familias», opinó Jorge Martínez, comerciante.

Los Cabos, Baja California Sur.- Aún no hay cifras oficiales respecto al número de personas que se suman a las filas de desempleados en el municipio gracias al saqueo masivo de súper mercados, boutiques, tiendas de conveniencia y demás establecimientos en las horas posteriores al huracán Odile; sin embargo, opina la ciudadanía son muchísimos.

«Imagínate cuanta gente tiene cada súper mercado en cada turno, luego los de contabilidad, administrativos… Ahora multiplicado por todos los que hay en Los Cabos», opinó Lupita Dávalos, administradora.

Aparte de los supermercados, otros negocios ubicados en la misma zona comercial fueron saqueados también:

«Las tiendas de ropa, zapatos, cafecitos, hasta restaurantes… Esta gente inconsciente no sólo destruyó comercios grandes, sino el patrimonio de microempresarios y el sustento de muchas familias», opinó Jorge Martínez, comerciante.

Daños que asegura la ciudadanía no eran necesarios:
«Con el puro huracán, los comercios ya estarían trabajando casi de manera normal ahorita. No era necesario llegar a estos extremos», opinó Elizabeth Silva, contadora.

Se trata de millones de pesos que durante meses no llegarán a las familias cabeñas.

«No se aún si tengo trabajo, si nos van a descansar, si nos van a estar pagando… Soy cajera en una zapatería que quedó hecha pedazos… Y aún no nos definen, pero pues yo creo que mientras se repone el negocio no nos van a estar pagando», señaló Laura Ramos, cajera.

Además, aunque no fue a causa de la rapiña, empleados de aerolíneas están siendo «descansados», con la instrucción de volver hasta dentro de un mes.
«Si, a finales de octubre nos vamos a presentar y obviamente no nos pagan este mes que no trabajaremos», comentó un empleado que prefirió permanecer anónimo.

Lo mismo ha sucedido con empleados de hoteles:

«El Solaris fue uno de los más dañados y nos dijeron que nos presentemos hasta el primero de diciembre. Son más de dos meses, mientras, ¿Qué va a hacer uno para comer?», comentó la señora Nava, camarista.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments