En el caso Zavalza, “la que gana es la Procuraduría al justificar trabajo” lamenta un familiar
Los que están haciendo esto es la Procuraduría, porque ellos sí ganan, ¿y qué ganan ellos? Pues justifican trabajo, quedan bien, besan muchas botas y evitan que corten cabezas” señala Yhassir Abraham García Pantoja, cuñado de Zavalza Alvaradejo.
Los que están haciendo esto es la Procuraduría, porque ellos sí ganan, ¿y qué ganan ellos? Pues justifican trabajo, quedan bien, besan muchas botas y evitan que corten cabezas” señala Yhassir Abraham García Pantoja, cuñado de Zavalza Alvaradejo.

En el mencionado caso de intento de secuestro, ocurrido hace aproximadamente dos años, del Dr. Santiago Cervantes Aldama, actual Secretario de Salud, por el cual fue detenido Manuel Zavalza Alvaradejo hace unos días y privado de comunicación por setenta y dos horas, así como supuestamente torturado, hay muchísimo qué escarbar. Manuel Zavalza Cortés, padre del detenido, dirigió el día de ayer una carta al gobernador del Estado, haciéndole saber las irregularidades del caso, pero es ahora Yhassir Abraham García Pantoja, cuñado de Zavalza Alvaradejo, quien detalla lo ocurrido, además de dirigir una misiva al propio presidente de la república.

García Pantoja relata un lío en el que se vio involucrado su cuñado una semana antes de ser señalado por intento de secuestro. Comenta que fue detenido por vender lentes robados y “por pendejo”, pues explica, basado en su rostro de inocencia, “es un niño bonito”, dice, que a él le debían dinero y le pagaron con una bolsa llena de lentes de marcas reconocidas [¿cuánto le deberían?] y que en su “inocencia”, dio la mercancía a su novia, quien trabaja en la Secretaría de Educación Pública (SEP), para que los vendiera. Compañeros de la esposa notaron lo sospechoso del asunto y acudieron con un expendedor de gafas que había sido robado recientemente, éste reconoció la mercancía y Zavalza Alvaradejo fue aprendido. García Pantoja indica que esta acción deja ver que es bastante ingenuo, pues trató de vender los lentes en una institución como la SEP, cosa que cualquiera con un ápice de sentido común no hubiese hecho, pero como “es bien imbécil”, insiste su cuñado, no vio problema con dárselos a su novia para comercializarlos. El joven fue sacado de su casa en un operativo “tipo Chapo”. Cuando la familia se enteró lo ayudaron a salir, pero a pesar de que supieron que fue golpeado, todos sus familiares coincidieron en pensar “qué bueno, pa’ que se le quite lo menso”. El joven confesó quién le dio los lentes y el asunto parecía estar solucionado.

Sin embargo, Yhassir Abraham García Pantoja opina que la reacción que tuvieron, como familiares, ante lo ocurrido con su cuñado en aquella ocasión, fue lo que motivó a la policía estatal a inculparlo. “Lo que lo generó fue que nadie dijo nada la primera vez, que nadie haya pegado de gritos”. Por esto, cree que a la policía estatal “les exigieron justificar jale”, y es lo que están haciendo.

En cuanto a Cervantes Aldama, indica que “le fabricaron todo” y que no están “en contra del señor Cervantes, no creemos que sea malvado […] ‘soy un súper poderoso entonces, quiero meter a alguien a la cárcel’. No, el doctor Cervantes no es así, aunque sea un pedante… lo que tú quieras, pero no es así, porque no gana nada. Los que están haciendo esto es la Procuraduría, porque ellos sí ganan, ¿y qué ganan ellos? Pues justifican trabajo, quedan bien, besan muchas botas y evitan que corten cabezas”.

Asimismo, le parece muy extraño que las versiones de los hechos, tanto del intento de secuestro como la aprensión de su cuñado, sean tan disímiles. En cuanto a la aprensión, expone el cuñado de Zavalza Alvaradejo, la primera versión del doctor fue que lo vio en Plaza Cinépolis y se le hizo conocido, “y le empezó a dar mucho miedo”, por lo que llamó al 066, “llamada que no existe”, y “¡tatatán!”, llegó la policía estatal y detuvieron a su cuñado; la versión de la policía estatal, según García Pantoja, es que la policía estatal pasaba por las puertas de la plaza y sin motivo alguno Zavalza Alvaradejo les gritó groserías, entonces “éstos se ofendieron” y se los llevaron, al presunto criminal y a su novia, en carros separados.

Cabe mencionar que la pareja es cliente del doctor Cervantes, ginecólogo, pues atendió el embarazo de la novia de Zavalza Alvaradejo, por lo que un par de días antes del intento de secuestro vio al hoy inculpado. El delito es ya perseguido por oficio y aunque el secretario de Salud se retractara, no hay mucho qué hacer, por lo que el caso se resolverá sólo “a través de la verdad”.

Carta dirigida a Felipe Calderón Hinojosa, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos:

El motivo que genera la presente es denunciar una serie de irregularidades que al día de hoy se han presentado en un caso donde involucran a mi cuñado de intento de secuestro.

Todo esto es una farsa, pues, todo lo que quieren es presentar trabajo y quedar bien con el Doctor Cervantes pues es el nuevo Secretario de Salud.

Los resultados y eficiencia del trabajo hecho por las policías investigadoras del estado deja mucho que desear, pues al parecer meten a la cárcel a cualquier persona solo para justificar un trabajo que no están haciendo, si revisan el expediente de mi cuñado es evidente a todas luces el montaje que hicieron y el cambio de versiones, de hecho, la denuncia que levanto el Doctor Cervantes hace más de 2 años cuando intentaros secuestrarlo fue cambiada y es evidente pues todas las hojas de la denuncia original, una denuncia que hicieron hace un mes y toda la documentación agregada esta en hojas nuevas, del mismo color, evidentemente recién impresas, su ponemos que maquillaron todo pues el retrato hablado es idéntico a mi cuñado, estamos seguros que lo hicieron con mi cuñado presente, el principal elemento en contra de mi cuñado es que firmo su declaración aceptando la culpabilidad de una manera absurda y esa declaración la firmo pues fue torturado por 3 días por agentes de la policía estatal y después de la policía ministerial, 3 días donde no lo dejaban sentarse, lo tuvieron incomunicado, le pasaron descargas eléctricas por todo su cuerpo, lo sumergían en agua pestilente para asfixiarlo, cortaban cartucho y percutían armas a su lado, le pusieron bolsas en la cabeza para asfixiarlo, entre otras torturas, algo que resalta en estos hechos es la exagerada crueldad con la que se condujeron los agentes, pues mi cuñado apenas tiene 21 años, es un chaval asustadizo, lo puede comprobar cualquier persona que le conozca, hubiese bastado un par de gritos, él se asusta y firma su sentencia de muerte, sinceramente no era necesaria una tortura tan larga, si ustedes conocen a mi cuñado dudarían demasiado que él es un líder de una banda de secuestradores o el autor intelectual de una banda dedicada a la delincuencia organizada.

 Les agradecería su observación en el proceso, pues lo único que lo aceleró y le dio un poco de transparencia fue un amparo que se presentó ante algunas irregularidades evidentes.

 Ing. Yhassir Abraham García Pantoja

Responder

Tu e-mail no seá publicado.