«En COBACH tienen que esperar a que pase algo para actuar»