Para explicar la mortandad de almeja

No descartan ninguna hipótesis en Laguna Ojo de Liebre
mortandad de las almejas
“Ninguna hipótesis puede ser descartada en la Laguna Ojo de Liebre señaló Benito Bermúdez al referirse a la mortandad de las almejas.

La Paz, Baja California Sur.-Ninguna hipótesis puede ser descartada en la Laguna Ojo de Liebre señaló Benito Bermúdez al referirse a la mortandad de las almejas, incluso “la suma de todas ellas pueden ser la responsable” indicó el titular Comisión Nacional de Áreas Protegidas, (CONANP).

Recordemos que se murió toda la almeja, “y cuando decimos toda es toda” lamenta el funcionario federal. “Ya que de un volumen superior a las miles de toneladas, de las cuales se extraía el 20% solamente, se sacaban 300 toneladas de callo, la disponibilidad actual es cercana a cero”.

Lo que significa – explicó Bermúdez Almada — que hay bacterias, poliquetos, que hay virus, que hay una multiplicidad de organismos que asociados a bajas temperaturas, bajas de oxígeno, generaron la mortandad”.

Además, ingresó una masa de agua del norte con bajas concentraciones de oxígeno algo detectado desde el 2010. Estas corrientes que bajan de California son aguas frías que chocan con las aguas calientes del sur, abundó. “Ese equilibrio permite que vivamos en una zona en el ecotono de transicional templado tropical, lo que le da una gran diversidad a María Magdalena, 70% de la captura de pesca en el estado está en esa mega región”.

Es delicado el equilibrio porque si hay fenómeno del Niño, las aguas suben de temperatura. “ Las sardinas, los picudos, los atunes, los encontraremos en Los Ángeles, San Francisco California” , señaló Bermúdez.

En cambio – continuó– con el fenómeno de la Niña dominan las aguas frías y se encontrará la pesca desde Revillagigedo o incluso hasta el estado de Chiapas.

Fue a partir del 2011 que se tuvieron fenómenos de la Niña, entrando aguas muy frías pero además eran aguas sub superficiales bajas en oxígeno lo que generaba la mortandad.

Además esto sumado a las corrientes ecuatoriales que provienen del sur, afectan a las condiciones del ecosistema, trayendo plancton distinto en esta zona, clave para la cadena alimenticia de los peces, señala.

Asimismo aseguró que todo esto se debe al cambio clima en el mundo. “Son más frecuentes y más evidentes, antes los fenómenos del niño se presentaban con una periodicidad, de 7 a 11 años, y ahora es casi todos los años uno es niña, el otro niño, lo que genera movimiento de las poblaciones de almejas, desplazamiento de poblaciones de fondo y migración de poblaciones pelágicas”.

Ante ello, lo que recomienda el investigador es que primero hay que conocer estos hechos para después saber adaptarse. Si antes las capturas se daban en Bahía Magdalena, ahora se tendrán que dar en Santa Rosaliyita. “No es ciencia ficción”, finalizó.

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments