La fachada no podía modificarse, mucho menos destruirse sin la autorización del INAH.

Demuelen edificio histórico en el  Centro de SJC

Los Cabos, Baja California Sur.-  Maquinaria pesada, echó abajo, este lunes, un edificio histórico, ubicado en el corazón de San José del Cabo.

El edificio, que ya quedó reducido a escombros, era parte de las fachadas históricas josefinas, razón por la cual no podía modificarse, mucho menos demolerse sin la autorización del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Pero el gobierno de Los Cabos, encabezado por Jesús A. Castro Guzmán hizo caso omiso de esta condición del céntrico edificio derribándolo con el aval y  conocimiento de las autoridades municipales, sobre todo en la Dirección de Planeación y Desarrollo Urbano.

Locatarios y vecinos vieron con asombro como los operadores de las maquinarias echaban abajo la construcción sin poder comprobar la autorización para demoler la fachada histórica; limitándose a contestar “es propiedad privada, y el dueño decidió venderla, así que el nuevo dueño está haciendo lo pertinente”.

Este hecho, se suma a los desencuentros que el director de Planeación y Desarrollo Urbano en Los Cabos, José Ernesto Amador García ha tenido con la justicia, pues ya se han exhibido tanto sus antecedentes penales por el delito de lesiones como por despojo, suscitados en 2012 y 2014 que lo  llevaron a ser recluído en el Cereso cabeño.

“Dada la gravedad de este asunto, en donde se derrumbó una fachada histórica con total negligencia o con alevosía y ventaja una disculpa no bastarán, la alcaldesa de Los Cabos Armida Castro deberá correr de inmediato a quienes autorizaron tal atrocidad en el inmueble”, señaló un colaborador cercano al cuerpo de regidores, quien pidió omitir su nombre añadiendo “tengo entendido que es un delito grave, no puedes andar derribando fachadas históricas nada más sin ninguna reprimenda, creo que la única solución es que los que firmaron dicho documento para autorizar tal demolición deberán ser cesados del cargo de manera inmediata.”

“Sin nada en concreto, se dice que el predio era propiedad de un tal Green que labora en el área de Planeación y Desarrollo urbano, lo cual sería aún más grave, por qué entonces está otro delito como lo es el conflicto de intereses y tráfico de influencias, al igual que el delito de omisión para quienes no dijeron nada y firmaron el permiso para demoler tal edificio, en caso de que éste exista”, concluyó.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments