Deja el Gobierno estatal seguir con vida a PREVINCRISIS, “pero ni lo apoyan ni les interesa”
“El único presupuesto con el que cuento es mi sueldo, el recurso telefónico y, eventualmente, una vez al año, un cierto presupuesto, que no pasa de cinco mil pesos, para papelería”, señaló la directora de PREVINCRISIS, puntualizando que estos beneficios son logros derivados de su propia gestión.
“El único presupuesto con el que cuento es mi sueldo, el recurso telefónico y, eventualmente, una vez al año, un cierto presupuesto, que no pasa de cinco mil pesos, para papelería”, señaló la directora de PREVINCRISIS, puntualizando que estos beneficios son logros derivados de su propia gestión.

El programa PREVINCRISIS, de la Secretaría de Salud (SS) en el estado, ha evitado el suicidio de 4 mil 555 personas desde su instalación oficial, en el 2004, garantiza la doctora especialista Teresa Rueda Gandarilla, directora del programa, con 40 años de experiencia en el tema y fundadora de una serie de centros de prevención del suicidio en todo el país. El resultado es palpable, enseñó, a pesar de que el apoyo gubernamental no lo es tanto.

“No tenemos una promoción muy eficiente y, además, de alguna manera, se nos ha evitado hacer la promoción […] se ha estancado, precisamente, por falta de apoyo”.

La génesis de PREVINCRISIS se remonta a 1995, fecha en que Baja California Sur (BCS) tuvo el primer lugar nacional en incidencia de suicidios, sin embargo, las oficinas de esta importante área, que atiende un grave problema de salud pública en la entidad, se encuentran en lo más recóndito del edificio del Instituto de la Mujer, más allá de la zona de carca y descarga, de los baños y los estacionamientos, “ninguno de los dos secretario de salud ha visitado nunca las instalaciones” y cuenta únicamente con un presupuesto anual, que no rebasa los cinco mil pesos, etiquetado para papelería, además del salario de la doctora Rueda Gandarilla y de su psicóloga ayudante, quien cuenta con “un sueldo miserable”.

“El único presupuesto con el que cuento es mi sueldo, el recurso telefónico y, eventualmente, una vez al año, un cierto presupuesto, que no pasa de cinco mil pesos, para papelería”, señaló la directora de PREVINCRISIS, puntualizando que estos beneficios son logros derivados de su propia gestión.

Respecto a los secretarios de Salud, el anterior, Francisco Cardoza Macías, y el actual, Santiago Alán Cervantes Aldama, sólo se han dignado a recibir a la directora en su terreno, pero han hecho caso omiso de toda invitación a conocer las instalaciones del centro de prevención de suicidios.

“Nos han hecho, sí, el favor de recibirnos y de escuchar en qué consiste el programa”, indicó la doctora, “nos dejan seguir con el programa, mas, ni apoyan ni les interesa”.

Recientemente, la presidenta honoraria del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia, María Helena Hernández Lezama, declaró desconocer completamente acerca del trabajo de PREVENCRISIS. Respecto a esto, Rueda Gandarilla prefirió no hacer menciones específicas, simplemente recordó que en el 2011 ella publicó el libro Crónicas del suicidio en Baja California Sur, Registros analíticos 2005-2009, y que Hernández Lezama, aunque no acudió, fue una de las invitadas de honor a la presentación editorial.

“En vez de estar dividiendo y diciendo ‘yo me dedico a esto  y yo si sé’, podemos sumar voluntades, sumar conocimientos y hacer un trabajo conjunto, que sea en beneficio de la población y no en nuestro beneficio”.

“La prevención es lo que realmente se está haciendo aquí. Le decimos a la persona, al adolescente: ‘si te sientes solo, si sientes que no te comprenden, si sientes que la comunicación es mala, que tú no vales nada, que en tu casa no se te valora, o tú mismo o tus compañeros, que tienes problemas, que no sabes cómo enfrentar cuando un compañero te agrede, cuando no sabes responder y no sabes defenderte de esas agresiones, nosotros te vamos a enseñar’”.

Finalmente, invitó a sumar esfuerzos e hizo ver lo importante que sería que PREVINCRISIS pueda unirse a programas como Valor Sudcaliforniano.

“La población puede llamar las 24 horas del día a este teléfono, que existe desde el 2004, que es el 123 00 20, y acudir con nosotros, aquí en Aquiles Serdán y Rosales, para brindarles la ayuda que podemos profesionalmente ofrecerles”.

Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Inline Feedbacks
View all comments