Luis Abraham Ortiz Aguirre tiene actualmente veintidós años, pero lleva quince meses preso.

Cornudo y apaleado

Como en el Decamerón de Bocaccio, entre el Ministerio Público y la caterva de funcionarios corruptos de la justicia de Daniel Gallo, una pandilla de malvivientes de San José del Cabo le arruinan la vida a un joven trabajador por no someterse al chantaje solicitado.

1 La víctima: Luis Abraham Ortiz Aguirre tiene actualmente veintidós años, pero lleva quince meses preso. Lo acusan de haber herido con arma punzocortante a un elemento de la pandilla de José García. El motivo: que subido sobre el capó de su coche le gritó “Me estoy cogiendo a tu vieja y ya la tengo preñada, puto”. Luis Abraham acepta lo anterior, pero niega haberlo herido. “Al contrario, él me pegó duro, ayudado por José García”.

2 Los hechos: Luis Abraham Ortiz fue, con su hija de año tres meses, a recoger a su esposa, Grecia Guadalupe Castillo, de veintiocho años, a su lugar de trabajo, “Soluciones en Madera El Roble”. Al llegar observó que su esposa estaba hablando con alguien, por lo que le tocó el claxon para que subiera al coche, lo cual hizo Grecia apresuradamente. En el momento en el que Grecia se sube al coche, el individuo con el que hablaba, luego supo que se llamaba Rafael Gómez se le sube al capó para llamarlo puto y decirle que se está cogiendo a su mujer. Junto a él se coloca, en posición amenazante, José García. Entre los dos le ponen una chinga. Como puede, se sube al coche y se va a su casa.

3 Las amenazas: Elementos de la citada banda se le acercan a la casa para decirle que su vida está en juego: “O te vas de Los Cabos o te chingamos”. El padre de Luis Abraham le presta un dinero para que el hijo pueda irse. Su esposa, Grecia le dice que se adelante y le avise cuando consiga casa, pues si está embarazada y no quiere estar dando tumbos, pues mientras habrá que rentar la casa que están pagándole al INFONAVIT.

4 La detención: Nomás le avisó Luis Abraham a Grecia donde estaba ya residiendo, fuera del Estado, cuando le cayeron los judiciales, lo detuvieron y se lo trajeron al CERESO de San José. Eso fue en marzo del 2020.

5 La extorsión: De familia trabajadora, los dineros no abundan, así que se confiaron, él y su familia, a lo que les dijo el abogado de oficio: “con cincuenta mil varos lo saco”. Desaparecieron varos y defensor de oficio. Luego llegó el abogado acusador: “Yo controlo al fiscal, pero quiero 200,000 pesos. Si no los tienes firmen un pagaré”. Y continuación: “Si no hay lana, lo refundo”. Refundido está.

6 El juicio: Hoy veintitrés de junio comenzó el juicio oral y queda claro que lo van a refundir, pues el juez no está por la labor ni de escuchar ni de dejar hablar (por lo pronto no nos dejaron entrar, por “la pandemia”, aunque las audiencias deben ser públicas), tiene prisa. Apadrinaremos el caso, si es necesario, hasta la Corte Suprema de Justicia. Desde nuestras páginas lo podrán seguir.

7 La actualidad: El agresor Rafael Gómez vive en la casa de Luis Abraham con su esposa Grecia, a la que se “estaba cogiendo y la preñó”. Ahora Grecia le pide el divorcio a Luis Abraham y que, si quiere ver a su hija, “que vaya a la casa”, sabiendo que está en la cárcel. ¡Ah!, y que le pase pensión alimenticia. La hija de Luis Abraham, de escasos meses, convive con el agresor de su padre, miembro de la Honorable pandilla de José García.

No hay mal que dure mil años. La Justicia de Gallo está por irse y habrá revisiones al cuerpo judicial. Estos funcionarios judiciales merecen ser famosos, para escarnio de la justicia. ¡Otro gallo nos va a cantar!

¿El nombre del juez? En nuestra próxima entrega…

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments