Nancy Torres y su hijo están ahora en Ciudad Obregón, allá la mandaron desde La Paz, para incumplir un amparo.

Carnicería IMSS, como destazar humanos (I)

La Paz, Baja California Sur.- Nancy Torres y su hijo están ahora en Ciudad Obregón, allá la mandaron desde La Paz, para incumplir un amparo. Ahora van a operar el niño de nuevo.

Mientras el IMSS se gasta dinero en arreglar teatros y obras superfluas para que los amigos del nuevo director puedan chingarse la lana (pío, pío, pío) le iremos contando la historia de Nancy y su hijo, un niño de cuatro años, que al parecer cayó en manos de estudiantes de medicina para la intervención de la cual no tenían idea, por falta de médicos titulares, y como ahora quieren hacerle la vida imposible mientras marchitan la vida de su hijo.

Nancy Torres nació en Copala, Guerrero. Ahí transcurrió su vida, sin padre y solo a cargo de su madre, hasta que quedó huérfana a los dieciseis años. A esa edad conoció a Gabriel Méndez Zárate, de treinta y tres años, un recién llegado de Salt Lake City, Utah, en Estados Unidos, y se fue a vivir con él, doblándole la edad. Más tarde sabría que Gabriel, además de borracho, era golpeador y que había dejado abandonada a otra mujer con dos hijos al otro lado, donde no puede regresar. Su tortura comenzó en cuanto quedó embarazada, y es que Gabriel no quería una esposa, quería una ramera. Desde el nacimiento del niño, hace cuatro años, no se la acababa. Huyó a casa de su prima en el mismo Copala, pero Gabriel se la encontró en la calle y le propinó otra tremenda paliza, donde fue a parar al hospital. Fue a la alcaldía a presentar denuncia. Se sonrieron y no le hicieron caso. Y es que en Copala, para sus autoridades, golpear a una mujer es el pan nuestro de cada día, y no es delito. Vino a Los Cabos y comenzó a trabajar en jardinería, en la empresa Frondoso. Podía mantener a su hijo y salir adelante. Hizo buena amistad con un compañero de trabajo y comenzaron a vivir juntos. Hasta el día que el niño, Gabriel, se quejó de un dolor en el bajo vientre. En chinga se llevó el niño al seguro y ahí comenzó está historia, que iremos contando en Peninsular y en El Jitomatazo.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ivan Macklise
Ivan Macklise
1 month ago

Esos Indios, digo, Doctores del IMMS, son unos carniceros, con la venia de AMLO…destazar en nombre del socialismo en Mexico….