Pésima calidad en materiales y mano de obra en la remodelación del edificio de La Viga en CDMX denuncian inquilinos.

¿Año de Hidalgo en la Casa del Estudiante Sudcaliforniano?

La Paz, Baja California Sur.- Retraso en la conclusión de la obra, malos acabados, y por si fuera poco, acoso sexual de parte de los trabajadores que llevan a cabo la remodelación de la Casa del Estudiante Sudcaliforniano en la Ciudad de México, fue lo que denunciaron los estudiantes alojados en el inmueble de Calzada de La Viga en la capitalina delegación Iztapalapa.

Los becarios e inquilinos del derruido edificio de la colonia El Sifón, señalaron que la obra responsabilidad de la SEPUIM y que fue entregada por invitación y no por licitación pública a la empresa Construcciones ENVIRO S.A. de C.V. mediante el contrato No. R28-CDMEX-2020/01, ha dejado mucho que desear pues, acusan existe desorganización en el calendario de obra, falta de suministro de agua, culpando al estado de las instalaciones y deficiente calidad en la mano de obra y los materiales.

Y si como los señalamientos de los estudiantes que cursan carreras profesionales y posgrados en universidades capitalinas no fueran suficientes, hay que agregar a la lista acoso sexual a los inquilinos de la Casa del Estudiante de parte de los trabajadores de ENVIRO.

Los trabajos que originalmente fueron presupuestados en 2 millones de pesos, se llevarán a cabo por un costo de 1 millón 735 mil pesos, pues la propuesta de ENVIRO “resultó la solvente y económicamente más conveniente para la Secretaría de Planeación Urbana, Infraestructura y Movilidad del Gobierno del Estado de Baja California Sur (SEPUIM BCS)”.

Los integrantes de la Asociación de Estudiantes Sudcalifornianos en México (AESM) consideraron que los “pésimos resultados derivaron de las siguientes actitudes tomadas por la empresa contratista, que claramente han entorpecido el correcto desarrollo de la obra: instalación de  material defectuoso, el cual se intentó reparar, pues ya no contaba con garantía para su reemplazo, falta de correcta planeación en la adquisición del material, poco control sobre el personal de obra que aumentaba  únicamente  durante  las  visitas  del supervisor de la SEPUIM, disminuyendo en cuanto este se retiraba de la sede”.

“Es altamente preocupante que a casi siete meses de iniciada la obra, el proyecto de rehabilitación de la casa aún no haya concluido. Al ser esta la última semana de trabajo, aún quedan aspectos pendientes de gran importancia que revisar, como pruebas al equipo instalado, correcto suministro de agua y la revisión de fugas potenciales, correcto sellado en las canaletas, conexión a tierra física, instalación del cableado de alimentación principal y el arreglo en múltiples desperfectos.

Por ello, los estudiantes  piden al gobernador constitucional, Carlos Mendoza Davis y al gobernador electo, Víctor Castro Cosío, “intervengan en la culminación satisfactoria de esta obra, sin que sea afectada por la transición de sus administraciones, y a su vez contribuyan al esclarecimiento del recurso destinado y su aplicación, proporcionando los documentos que deberían ser de dominio público, como el contrato de la obra y documentación derivada del mismo”.

“Exigimos atención a todas y cada una de las reparaciones solicitadas. No aceptaremos los trabajos “terminados” con la mala mano de obra que se ha estado aplicando desde un inicio y en la que hemos sido enfáticos se corrija. Mucho menos nos conformaremos con la reparación o “remache” de los trabajos mal realizados o en los que se utilizó material deficiente. De igual manera pedimos reponer el material desaparecido y el que hemos insistido en recuperar, como la tubería de cobre de la cisterna y del cubo de desagüe de los cuales han hecho caso omiso”, advirtieron los estudiantes de la Casa de La Viga.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ivan Macklise
Ivan Macklise
1 month ago

Si viera Angle Cesar, lo que este Marrano hace con la casa del estudiante, se volvia a morir el pobre.