Estoicas mujeres aguantaron 30 grados centígrados bajo el sol hasta que recibieron una despensa

No alcanzó para todos…
despensas
Las estoicas mujeres aguantaron poco más de los 30 grados centígrados bajo el sol, hasta recibir una bolsa por persona.

La Paz, Baja California Sur.– “No sean gachos, cómo saben si no tengo trabajo y estoy necesitado”, expresó Manuel R. de 23 años, cuando empleados del gobierno del estado negaron entregar más despensas en bolsas negras a los asistentes a la inauguración de la calle Marcelo Rubio, acto al que asistieron cerca de un centenar de mujeres en su mayoría.

Las damas, una vez tomada la tradicional foto, hicieron toda una fila que dio la vuelta a la cuadra del estadio Arturo C. Nahl. “Es que mire, se les dice desde temprano, pero ahorita ya es cuando baja la gente del cerro”, se excusó un empleado de gobierno que no quiso dar su nombre.

Las estoicas mujeres aguantaron poco más de los 30 grados centígrados bajo el sol, hasta que  les entregaron una bolsa por persona, juntándose en las esquinas de esa calle para compartir algunos de los productos, mientras paleteros también se beneficiaron indirectamente del reparto.

¿Ustedes qué? Estas son ayudas que nos da el señor gobernador, porque no hay trabajo (sic)” dijo airadamente Doña María a los pocos medios que dieron cuenta del socorrido y ancestral método.

Sin embargo algunas señoras incluso se quejaban de que se les da a personas que no los necesitan y que por el contrario su negocio es vender o acaparar dichas ayudas gubernamentales.

Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Inline Feedbacks
View all comments