Ahora toman el Malecón paceño los colonos de La Pasión
Cuando el calor parecía que los haría cesar, “¡no estamos cansados!”, aseguraban, y los niños tomaban fuerza para ondear más sus banderas rojas con la antorcha empuñada. “El pueblo unido jamás será vencido”, repetían.
Cuando el calor parecía que los haría cesar, “¡no estamos cansados!”, aseguraban, y los niños tomaban fuerza para ondear más sus banderas rojas con la antorcha empuñada. “El pueblo unido jamás será vencido”, repetían.

Luego de treinta y dos días de plantón, colonos de La Pasión C emprendieron una marcha por el malecón de la ciudad. Turistas, nacionales y extranjeros, se asomaban por las ventanas de los restaurantes, salían con sus bebidas de los bares o hacían sonar las bocinas de sus vehículos rentados. Meseros y tenderos solitarios, por un momento se ocuparon de otra cosa y levantaron sus pulgares hacia la marcha.

Alrededor de cincuenta vecinos de la colonia La Pasión C, desde niños hasta ancianos, se desplegaron desde Márquez de León hasta Miguel Hidalgo, para retornar y refugiarse en el kiosco del malecón, lanzando consignas desde sus altavoces.

“Somos gente trabajadora, no hacemos esto por gusto. Si llegamos a perjudicarlos, por el libre tránsito, es culpa de los gobiernos insensibles de Baja California Sur, gobiernos que ignoran los compromisos que ellos mismos firman”, hacían ver, a imprecación organizada, los manifestantes, que se toparon con algunos con gritos como “¡pónganse a trabajar!”.

Cuando el calor parecía que los haría cesar, “¡no estamos cansados!”, aseguraban, y los niños tomaban fuerza para ondear más sus banderas rojas con la antorcha empuñada. “El pueblo unido jamás será vencido”, repetían.

Los vecinos de esta colonia han invadido terrenos que, afirman, son de familiares de empleados gubernamentales, así como otros que no han sido reclamados. El gobierno les ha ofrecido otras zonas, mas no servicios básicos, aseguran, por lo que no se ha llegado a acuerdos.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.