“No se ha olvidado” la demanda de trabajadoras comundeñas asegura el Tribunal laboral
Una decena de trabajadoras de aquel Ayuntamiento acusan que el ahora gobernador las despojó de sus plazas por un simple “ajuste de su gobierno”. A siete años de que la lucha de las burócratas iniciara y tuvieran que recurrir a plantones y huelgas de hambre, el caso no concluye y los avances de este, advierte el propio presidente del tribunal laboral, deben tratarse con secrecía.
Una decena de trabajadoras de aquel Ayuntamiento acusan que el ahora gobernador las despojó de sus plazas por un simple “ajuste de su gobierno”. A siete años de que la lucha de las burócratas iniciara y tuvieran que recurrir a plantones y huelgas de hambre, el caso no concluye y los avances de este, advierte el propio presidente del tribunal laboral, deben tratarse con secrecía.

Es un proceso que se lleva en silencio, como la infidelidad de un político o sus inclinaciones sexuales, aunque el tema continúa en el tintero, no se trata de un asunto olvidado, “estamos trabajando”,  subrayó Luis Fernando Salgado Miranda, presidente del Tribunal de Conciliación y Arbitraje para los Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado y Municipios de Baja California Sur, al referirse a la demanda interpuesta en contra de la antigua administración de Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor, mientras fue alcalde de Comondú.  

Una decena de trabajadoras de aquel Ayuntamiento acusan que el ahora gobernador las despojó de sus plazas por un simple “ajuste de su gobierno”. A siete años de que la lucha de las burócratas iniciara y tuvieran que recurrir a plantones y huelgas de hambre, el caso no concluye y los avances de este, advierte el propio presidente del tribunal laboral, deben tratarse con secrecía.

“Estas trabajadoras, en el ejercicio espontáneo de su libertad de expresión, hicieron las consignas del caso, que ya quedaron documentadas, y eso se respeta (…) Lo que sí te puedo informar, en base a la trascendencia de ese asunto, es que se está resolviendo conforme a los autos”.

Como lo mencionará hace nueve meses, Salgado Miranda insistió en que el desahogo de pruebas continúa, recordando, como en septiembre del 2011, que se trata de un expediente exageradamente voluminoso.

“La certeza que se les puede dar a esas trabajadoras es de que ese asunto existe, es y se está resolviendo (…) Ya hay algunas etapas que están en el desahogo de pruebas (…) y se están revisando, minuciosamente, cada una de las actuaciones por parte de este Tribunal (…) Es un expediente que por su voluminosidad se complica su lectura, su comprensión, su análisis”.

El presidente recordó que una de las particularidades del caso es la gran cantidad de actores que participan, así como el importante número de representantes legales, lo que “llega a engordar y a generar una amplitud de situaciones”.

Finalmente, en un ánimo de buscar aclarar, para el interés público, el desarrollo real y conciso de esta clase juicios, se cuestionó al presidente del Tribunal respecto al cauce que este tipo de demandas laborales pueden tener en términos generales, no obstante, refutó que contestar a ello “sería meternos en lesionar, o no, la secrecía puntual que deben tener los órganos jurisdiccionales de cualquier juzgado”.

Subscribe
Notify of
guest
6 Comments
Inline Feedbacks
View all comments