“No es fácil administrar la pobreza”, pero los empleados de confianza comprenden la situación municipal
Debido a la deuda heredada, el ayuntamiento de La Paz atraviesa un gran problema financiero. Una deuda de alrededor de 650 millones de pesos, pagos de nómina por el orden de los 12 millones, entre empleados de base y de confianza, y bonos escolares que ascienden a 8 millones, los ponen contra la pared, por lo que algunas veces los salarios se atrasan, sobre todo para los empleados de confianza, no obstante, estos comprenden la situación, asegura Francisco Martínez Mora, secretario general del ayuntamiento.
Debido a la deuda heredada, el ayuntamiento de La Paz atraviesa un gran problema financiero. Una deuda de alrededor de 650 millones de pesos, pagos de nómina por el orden de los 12 millones, entre empleados de base y de confianza, y bonos escolares que ascienden a 8 millones, los ponen contra la pared, por lo que algunas veces los salarios se atrasan, sobre todo para los empleados de confianza, no obstante, estos comprenden la situación, asegura Francisco Martínez Mora, secretario general del ayuntamiento.

Debido a la deuda heredada, el ayuntamiento de La Paz atraviesa un gran problema financiero. Una deuda de alrededor de 650 millones de pesos, pagos de nómina por el orden de los 12 millones, entre empleados de base y de confianza, y bonos escolares que ascienden a 8 millones, los ponen contra la pared, por lo que algunas veces los salarios se atrasan, sobre todo para los empleados de confianza, no obstante, estos comprenden la situación, asegura Francisco Martínez Mora, secretario general del ayuntamiento, explicando que se hace el mayor esfuerzo para pagar en tiempo y forma, pero “no es fácil administrar la pobreza”.

“Los que somos personal de confianza y formamos parte del equipo estamos concientes de que son medidas necesarias, que nos afecta a nosotros económicamente, pero a fin de cuentas es necesario. Claro, el trabajador que ya tiene tiempo aquí y que no le pagamos en tiempo y forma, bueno pues es un sentimiento […] pero solidaridad del trabajador de confianza”.

En el futuro lo ideal sería aumentar la tasa tributaria e instalar definitivamente la cultura del pago oportuno, señaló el secretario general.

En cuanto al préstamo que han solicitado al Congreso del Estado, detalló que es la “oportunidad de reestructurar la deuda pública y buscar un empréstito aparte para lo que es obra y servicio social. Está en manos de los diputados locales si se aprueba esa reestructuración la deuda”.

La presidencia busca un recurso proveniente de remanentes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público federal, para etiquetarlo en obras públicas. “Si tú debes 100 millones de pesos, para darte un ejemplo, y los vas a pagar en 15 años, tú tienes una cifra etiquetada mensual, que no te permite dar de más, tú puedes reestructurarla y esos 100 millones de pesos en 30 años y pagas la mitad, pagas más de intereses al final, pero tiene liquidez para sacar adelante muchos programas”.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
12 Comments
Inline Feedbacks
View all comments