“Aquí estoy, soy mexicana y puedo hacerlo”: Paola Espinosa
Paola Espinosa confesó sentirse siempre muy orgullosa de ser paceña, a pesar de que a la corta edad de once años tuvo que dejar el Estado para iniciar entrenamientos de alto rendimiento en la Ciudad de México, donde vive actualmente.
Paola Espinosa confesó sentirse siempre muy orgullosa de ser paceña, a pesar de que a la corta edad de once años tuvo que dejar el Estado para iniciar entrenamientos de alto rendimiento en la Ciudad de México, donde vive actualmente.

“Aquí estoy, soy mexicana y puedo hacerlo”, es el mensaje que Paola Espinosa envía a la juventud sudcaliforniana en su visita a la ciudad natal. El día de ayer fue laureada en la Sala de Cabildo del Ayuntamiento de La Paz por regidores, directores de dependencias municipales, el cronista de la ciudad, el secretario general de gobierno y la propia alcaldesa, quienes además de ponderarla como uno de los más grandes ejemplos de éxito que ha dado Sudcalifornia y México, otorgaron obsequios en conmemoración a sus logros, entre ellos la estatuilla de la Ballena Gris, concedida a personalidades relevantes que visitan la ciudad, como ocurrió hace unos días con Zhan Shanli, Octavo Cónsul de la República Popular China.

Luego de dar bienvenida a la familia Espinosa Sánchez, la alcaldesa ilustró cómo se lleva una vida de logros y satisfacciones, basándose en la vida de la clavadista y loando su gran disciplina, sacrificio, esfuerzo, voluntad y constancia, considerándola ejemplo de una persona que tomó decisiones que la llevaron a ser más que “un humano normal”.

Juan Kenji Ito Larios, director de Deporte Municipal, reconoció también el trabajo de Marcos Espinosa y Josefina Sánchez, padres de Paola, por tener el talante de formar una hija como ella, además de ser históricos impulsores de la natación y los clavados en el municipio. Igualmente, Ito Larios recordó cómo Espinosa Sáchez destacó a través de su carrera, resonando cada uno de sus logros, de sus veintidós medallas internacionales.

Paola Espinosa confesó sentirse siempre muy orgullosa de ser paceña, a pesar de que a la corta edad de once años tuvo que dejar el Estado para iniciar entrenamientos de alto rendimiento en la Ciudad de México, donde vive actualmente. Confesó haberse sentido olvidada por su Estado y su municipio, sin embargo asegura encontrarse feliz de ser reconocida hoy, lo que recobra un tanto la confianza en la tierra que la vio nacer, crecer y jugar. Reconoció que ha cumplido el sueño de su vida, pero que fue un sueño que se convirtió en el anhelo de toda su familia, por lo que resalta la importancia de esa sociedad básica que nutre el espíritu de las personas. “Soy de carne y hueso, si yo pude hacerlo, cualquier persona lo puede hacer”, afirmó.

Ante esto, la presidenta municipal se conmovió. “No quiero que te sientas sola”, le dijo a Paola, prometiendo que el apoyo que recibirá será incondicional y no sólo de palabras sueltas. Propuso que la clavadista sea embajadora de La Paz, buscando contraatacar el problema de valores en el que nos encontramos inmersos. El fin es “construir y ser feliz”, sentenció finalmente la presidenta.

Paola Espinosa Sánchez mostró algunas de sus medallas a los regidores, directores de dependencias y demás funcionarios presentes, no sin advertir: “las estoy cuidando”, y todos terminaron riendo como al final de los capítulos de Lassy, Flipper o Los Halcones Galácticos.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
14 Comments
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments