Violencia contra las mujeres (3)

Pamela Padilla Soto 

“Estamos trabajando en estudios y diagnósticos para saber la situación en la calidad de atención de las mujeres en Baja California Sur, pero la respuesta es que la mayoría están afuera y deben sentir confianza en llegar hasta nuestros módulos, puesto que lo más difícil es salir a buscarlas y que accedan a venir”, Nayeli Negrete Velásquez.
“Estamos trabajando en estudios y diagnósticos para saber la situación en la calidad de atención de las mujeres en Baja California Sur, pero la respuesta es que la mayoría están afuera y deben sentir confianza en llegar hasta nuestros módulos, puesto que lo más difícil es salir a buscarlas y que accedan a venir”, Nayeli Negrete Velásquez.

El Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF), promovido en la entidad por el Instituto Sudcaliforniano de la Mujer, tiene como objetivo contribuir a disminuir la violencia contra las mujeres, además de fomentar la cooperación entre el gobierno, la sociedad civil y la academia, para prevenir, detectar y atender la violencia hacia el género femenino.

 Según la psicóloga Nayeli Negrete Velásquez, coordinadora de Seguimiento y Supervisión de PAIMEF en Baja California Sur, la violencia de género hacia la mujer encuentra su justificación en lo cultural, tan sólo por el hecho de nacer mujeres, a través de los estereotipos que rodean al sexo femenino.

 Mientras al género masculino lo definen estereotipos como que no debe llorar por ser el sexo fuerte y ser quien mantiene la casa, al femenino se le piensa como el sensible, el que está a cargo del hogar y de atender a los niños; estas situaciones empujan a la violencia, pues para las mujeres se convierten en obligaciones a realizar.

 Dichos estereotipos que castigan al género femenino desde su nacimiento, limitan el crecimiento individual por el simple hecho de creer que deben seguir ciertos comportamientos, tales como el verlas jugar a la cocinita y no a los carritos, así se preparan los tipos de hombres y mujeres del futuro.

 A veces el padre de familia limita las formas de pensar, de expresarse e incluso de vestir de sus hijas, ejemplo que en muchas ocasiones se extiende hasta las hermanos, quienes en cierto momento se sienten con la posibilidad de exigirles lo mismo o llegar al punto en el que creen que tienen la autoridad para golpearlas o abusar sexualmente de ellas.

 Al vivir una vida familiar violenta, alejada del respeto y los buenos tratos, es difícil que las mujeres que vive dentro de una relación llena de estereotipos de género, puedan identificar que sufren agresión y se niegan a quitarse la venda de los ojos, creen que les pegan porque las quieren.

Los estereotipos de género se rompen con la educación

Aunque no lo determina, la violencia contra la mujer es cultural, es decir, se asocia con el nivel educativo, pues las habilidades de desarrollo y de carácter que definen a una persona, se fortalecen a través de la que se recibe en la escuela, aseguró para Peninsular Digital la psicóloga Negrete.

 Si estamos hablando de dos profesionistas que creen en la idea de que los deben trabajar para sustentar el hogar y por lo tanto en la igualdad, seguramente no tendrán miedo de dejar que sus hijos elijan con qué quieren jugar o qué colores son sus favoritos y crearán hombres y mujeres más amorosos y libres de estereotipos que coarten su desarrollo.

 Desde el baby shower antes de tener al o la bebé, se determina su género por los colores, si es niña todo rosa y si es niño azul, situación desde donde comienza la tendencia de marcar diferencias, cuando lo importante es que educar en base al respeto. También debe existir una educación en cuanto a los conceptos, las formas de ver la vida y los géneros.

 En casa, el hecho de que a una mujer se le niegue la posibilidad de estudiar una carrera es violencia, también lo es en el trabajo si no se le de un puesto o se les paga menos, incluso que en los movimientos sociales, religiosos, políticos y económicos no tengan mayor presencia.

 A las mujeres se les responsabiliza incluso por los chiflidos o piropos que les digan por la calle al usar minifalda, cuando los hombres deberían respetar.

Una tarea difícil pero no imposible

Fue el 3 de septiembre de 1981 que en México, entró en vigor el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, CEDAW por sus siglas en inglés, donde se establecen que tienen los mismos derechos de los hombres a ser tratadas y tener las mismas oportunidades dentro de la sociedad, lo que poco a poco se va logrando.

 Aunque la mujer actualmente no ocupe ese lugar, se ha avanzado en la creación de convenios internacionales y de leyes como la de protección a una vida libre de violencia, la cual busca defender sus derechos, así como definir las formas y donde se pueden presentar las agresiones.

 A partir de lo anterior, es más sencillo definir el círculo de la violencia, que está lleno de estereotipos de género, que denotan molestia por simples cuestiones como el no lavar los platos, salir con amigos, hablar con familiares, situaciones que crean una bola de nieve que llevan a que el hombre estalle con gritos o malas palabras, luego se arrepienta, ella lo perdone y vuelvan a empezar.

 “Entonces si le molesta que no lave los platos y por eso me pega pues los lavo y si no le gusta que salga, pues no voy a salir o cómo hablo, cómo me visto; la mujer se va adaptando a este sistema para poder evitar golpes y agresiones”, puntualizó la psicóloga Negrete.

Existen módulos de atención gratuita a la mujer, en los cinco municipios del estado, en los que se puede encontrar apoyo en trabajo social, asesoría legal y atención psicológica, donde se trabaja en prevenir, atender, sancionar e intentar erradicar la violencia de género, en coordinación con el DIF, son la Secretaría de Salud y el SAMM.

 Si tienes una amiga, hermana, cuñada la mejor opción es acércala a estos módulos, para que no permita que un hombre la intimide, recuérdale que tiene derechos sobre sus bienes, sus hijos y su vida, por lo que el apoyo está disponible para comenzar a tomar decisiones y disfrutar las cosas bellas de la vida.

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments