Vox Populi: Échame la sal
No mas sal
Mientras algunos que acostumbran a usar mucha sal en sus comidas otros están de acuerdo con alejar los saleros de los comensales.

La Paz, Baja California Sur.- Las medidas restrictivas de la Secretaría de Salud (SSA), como los espacios libres de humo de tabaco o la recomendación a los restauranteros para que retiren de sus mesas los saleros, generan diversas opiniones entre los ciudadanos. Los puntos de vista, curiosamente, no todo el tiempo tienen relación con sus hábitos. Mientras algunos que acostumbran a usar mucha sal en sus comidas están de acuerdo con alejar los saleros de los comensales, hay no fumadores que piensan que “no tiene caso” promover espacios sin humo de tabaco.

Rigoberto Cancino, de 29 años, opina sobre los saleros: “la verdad, me parece un asunto muy sin sentido, ya que en México no tenemos una costumbre de agarrar el salero luego luego, como en Argentina, que al platillo que sea le zampan la sal. Como que la Secretaría de Salud ya no sabe qué hacer para decir que están trabajando”.

Así también piensa Guillermina Gutiérrez, de 32 años, quien cree que “hay muchas otras cosas que dañan más a la salud”, indicando que “se podrían hacer programas más de fondo y no tan superficiales”.

Sin embargo, está el caso de Ricardo Cruz, de 52 años, quien señala: “en mi caso personal, yo acostumbro ponerle mucha sal a la comida, pero sé que la sal es un poco de veneno para el organismo, entonces se me hace una medida prudente. Las personas que, como yo, gustemos de ponerle sal a la comida, pues, tendremos que molestarnos en pedir que nos lleven un salero. Se me hace una muy buena medida”.

En el otro caso, sobre los espacios libres de humo de tabaco, Nadia Contreras, de 37 años, no fumadora, lamenta que “en este país todo se aplica según los gringos”, recordando que no fue hasta que el vecino del norte tomó la medida que los mexicanos buscaron aplicarla, cuando “realmente no tiene caso”.

Saúl Higuera, de 41 años, no fumador, dice: “no creo que haya funcionado mucho el programa, ¿no? En este país esas campañas no funcionan, porque todos hacemos lo que nos da la gana, ¿y qué?”.

Luis Guerrero, fumador de varias décadas, comenta: “cuando yo era joven, muy joven, de hecho un niño, no nos quejábamos si los adultos fumaban. Ahora todo mundo se queja porque fumamos. Sí, estoy de acuerdo, sí es una buena medida, pero pues los muertes por cigarro, proporcionalmente, siguen siendo los mismos que en los setenta”.

Finalmente, Hugo de la Toba, de 19 años, fumador esporádico, dice: “se me hace ridículo, pero bueno, a la mayoría de la gente le gusta estar en un ambiente libre de humo”.

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments