Investigadores de la UABCS estudiaron a los cetáceos que visitaron la Laguna San Ignacio

Realizan análisis de la condición corporal de ballenas grises
Erandi Alcira Calderón Yáñez
Erandi Alcira Calderón Yáñez, egresada de la carrera de Biología Marina de la UABCS, realizó un análisis de la condición corporal de las ballenas grises que visitaron la Laguna San Ignacio durante las temporadas 2008-2011.

La Paz, Baja California Sur.- Erandi Alcira Calderón Yáñez, egresada de la carrera de Biología Marina de la UABCS, realizó un análisis de la condición corporal de las ballenas grises que visitaron la Laguna San Ignacio durante las temporadas 2008-2011, como parte de su tesis de licenciatura, dirigida por el Dr. Enrique Alejandro Gómez Gallardo, profesor-investigador del Departamento Académico de Biología Marina de la Universidad

En su tesis, la investigadora señala que Lagua San Ignacio es una de las principales zonas de reproducción de la ballena gris en México y en los últimos años se han observado individuos de esta especie con signos evidentes de malnutrición, condición a la que se le ha denominado como “Síndrome de la Ballena Flaca” y que se caracteriza por una depresión en la región post-craneal, presencia de una joroba en la zona detrás de la cabeza.

Para el estudio, se analizaron fotografías de 2,396 individuos que visitaron la laguna durante los inviernos de 2008-2011, de los cuales, 1461 contaron con fotos de las regiones mencionadas. El estado corporal se definió como normal, aceptable y pobre. Los resultados indicaron que los valores de condición corporal variaron entre años y entre hembras con cría y solitarios.

Si bien durante el periodo de estudio se observaron individuos con condición corporal pobre (ballenas flacas), el porcentaje de éstos fue bajo, por lo que es importante determinar si la presencia y recurrencia de individuos con esta condición es un fenómeno que refleja cambios en el clima. La información obtenida en este trabajo pretende aportar una línea base en el conocimiento de la condición corporal de las ballenas grises, para que ésta contribuya como una herramienta para el manejo y conservación de esta especie.

Este trabajo me dejó una satisfacción personal muy grande, pues trabajar con la ballena gris es excepcional porque es la ballena más amigable con el ser humano. Haber vivido en San Ignacio durante tres meses y estarlas fotografiando y tocando diariamente es una experiencia inolvidable”, concluyó la investigadora.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments