Pelayo dice si, Zamora que no, a las modificaciones al 27 Constitucional
Pelayo y Zamora
El diputado panista Francisco Pelayo Covarrubias votó a favor de la reforma al Artículo 27, por otro lado, su homónimo, compañero de fracción y también sudcaliforniano, Alfredo Zamora García, precisa que él se opone a esta modificación a la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos por cuestiones de “nacionalismo”.

La Paz, Baja California Sur.- El diputado panista Francisco Pelayo Covarrubias votó a favor de la reforma al Artículo 27, que permite la venta de tierras costeras a extranjeros, porque “de todos modos compran”. Siendo así, le pareció buena idea darles certidumbre jurídica sobre sus tierras en México. Por otro lado, su homónimo, compañero de fracción y también sudcaliforniano, Alfredo Zamora García, precisa que él se opone a esta modificación a la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos por cuestiones de “nacionalismo”.

Esta reforma que aplauden los empresarios y que el pueblo considera una traición a la soberanía es justificable, desde la perspectiva de Pelayo Covarrubias:

“Definitivamente la venta de terrenos en las playas se ha venido haciendo desde hace muchos años por medio de un fideicomiso […] Van a poder comprar propiedades a la orilla de la playa, respetando la última marea, lo que la normatividad y lo que la Constitución te marca, pero no van a poder ni hacer desarrollos turísticos ni hacer desarrollos industriales ni hacer desarrollos agrícolas, va a hacer única y exclusivamente reservado para vivienda”.

Otra de las razones para decir sí a la reforma, es que el diputado se siente afligido porque extranjeros han sido víctimas de fraude al comprar pedazos de nuestro país:

“Desgraciadamente ha habido muchos inversionistas o mucha gente que se quiere venir a vivir a nuestro estado, pero por temor a ser fraudeado (sic), como se ha dado mucho, pues no quieren comprar propiedades. Es darle certidumbre, de todos modos compran vía un fideicomiso”.

Por su parte, Zamora García haciendo obvia la presión que hay en su contra, rogó a los reporteros no ser entrevistado, diciendo “no me hagan esto”, pues no quería hablar sobre su postura, sin embargo dejó claro que la suya es una cuestión de “nacionalismo”, por lo que no votó a favor de la modificación al Artículo 27 de manera concienzuda:

“Yo respeto enormemente la posición de mis compañeros legisladores, son de esos temas muy analizados, muy discutidos, de mucha controversia […] Voté en conciencia, en lo que yo creo, y a partir de ahí fue mi decisión. Yo no quisiera polemizar en este tema […] Es una cuestión personal de nacionalismo […] Desde mi punto de vista, la seguridad jurídica ya la tienen [los extranjeros]”.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.