En la catedral, culminó el Festival de Música de Concierto
Segundo Festival Internacional de Música de Concierto
Con la asistencia de más de cinco mil personas, culmina el Segundo Festival Internacional de Música de Concierto.

La Paz, Baja California Sur.- Con espíritu de celebración popular, sosteniendo el peso de los actos que crean expectativa, como la caída de un hombre desde la estratósfera de la Tierra o el nacimiento de un unicornio, este viernes 26 de octubre culminó el Segundo Festival Internacional de Música de Concierto, en donde la Sala de Conciertos La Paz y la Catedral de Nuestra Señora del Pilar de la Paz deslumbraron con la presencia de músicos como Carlos Prieto Jacqué, Jozef Olechowski y Encarnación Vázquez.

La magna clausura no pudo ser más honrosa, pues se trató de la celebración de treinta años de carrera de la mezzosoprano Encarnación Vázquez, quien contó con la presencia de su madre en la primera fila de la Catedral de Nuestra Señora del Pilar de la Paz, acompañada del maestro Enrique Patrón de Rueda.

Junto a Olechowski y violinistas, bajistas y chelistas polacos, estadounidenses, rusos, españoles, armenios y ucranianos, la internacionalmente exitosa cantante mexicana interpretó ofreció un espectáculo, en donde también brillaron José Luis Ordóñez, Amed Lievanos, Anabel de la Mora y el Coral Ictus, dirigido por el reverendo Cordelio Rodríguez García.

La catedral se hallaba repleta, con asistentes dentro y fuera, desbordándose por tomar un poquito de Encarnación, perfumarse con su voz y llevarse el aroma lejos.

Otro de los conciertos de los que la gente aún no para de hablar es, precisamente, el de Jozef Olechowski, quien interpretó el Concierto No. 1 con ensamble de cuerda de Chopin, en el marco de la celebración de nada más y nada menos que cuarenta años de carrera musical.

Asimismo, la inauguración fue un evento que quienes tuvieron la oportunidad de presenciarlo lo llevarán a todas sus charlas de sobremesa. El chelista Carlos Prieto se plantó frente a los espectadores con un Stradivarius construido en 1720, y antes de iniciar la degustación sonora, narró divertidas historias del chelo incluidas en su más reciente libro Historia de un Stradivarius, título también del concierto que ofreció.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.