La noche de los hackers

Hace unos días fui una víctima más de los cibercriminales en este país.

Todo comenzó con una llamada que recibí a mi celular el lunes 5 de diciembre a las 12.55 a.m. desde un número de la CDMX, preguntaban por alguien que no era yo. Las siguientes llamadas no las contesté.  Una a las 3.19, de la madrugada proveniente de Charlotte, Carolina del Norte. La segunda siendo las 4.05 del estado de Guanajuato y la última como a las 6.30 a.m. desde Jalisco.

Finalmente me levanté de la cama y sospeché que algo malo estaba sucediendo. Supuse que esa andanada de llamadas era obra de extorsionadores. Revisé mi Whats App y me apareció una leyenda de que mi cuenta estaba desactivada. No tenía acceso a mis contactos.

Inmediatamente publiqué en mi Facebook, lo que estaba sucediendo, y pedí a mis amigos y conocidos que no se dejaran sorprender si alguien les pedía dinero usando mi nombre. A las 8.33,a.m. se comunica conmigo un amigo de la Paz, para decirme que me ha depositado en una cuenta de Banamex 3 000 pesos, de los 23 000 pesos que yo supuestamente le había pedido prestados. Le aclaro a él que ha sido víctima de una estafa. Dos días después yo le repongo el dinero que le han estafado.

Durante los siguientes tres días, los hackers se dedican a mandar mensajes a infinidad de mis contactos pidiendo dinero a mi nombre, algunos me llaman por teléfono para confirmar que los están tratando de sorprender.

Ese mismo lunes del hackeo a mi teléfono, acudo a las oficinas de Telcel a reportar el incidente. Afortunadamente seguí teniendo acceso a mi línea telefónica y aproveché para hablar con la mayor cantidad de mis conocidos para alertarlos. Entonces compré otro chip con un número de teléfono diferente y lo instalé en mi celular, así logré tener acceso con la mayoría de mis contactos en Whats App.

Afortunadamente, hasta donde sé, los delincuentes cibernéticos no pudieron estafar a más personas.

Cabe mencionar que lo primero que me hackearon los criminales digitales fue mi tarjeta de débito del banco Banamex, esto ocurrió, cinco días antes.

El día 29 de noviembre a las 6.30 pm, me aparece un mensaje de mi banco en mi correo electrónico, avisándome que se han hecho cargos a mi cuenta bancaria. Trato de reportar como robada la tarjeta de débito y una grabación me dice que esa cuenta no existe. Acudo inmediatamente a una sucursal del banco a tratar de checar mis saldos en el cajero automático y obtengo la misma respuesta, cuenta inexistente. A los pocos días hackean mi Whats App

Revisando después todos mis dispositivos electrónicos, encuentro que han hackeado también uno de mis correos, mi número de teléfono, y descubro instalados en mi Lap top, correos electrónicos que no son míos, otra Lap Top, y dos aparatos telefónicos, todos vinculados a mi cuenta de Google.

Procedo a eliminar todos estos dispositivos intrusos.

Siguiendo la recomendación de buenos amigos, traté de reportar este delito, al número 088 de la Guardia Nacional que es el área encargada de cibercrimen, pero me cansé de esperar que me contestaran, hasta que desistí del intento.

Consultando aquí y allá, me enteré que hay quienes dicen que la puerta trasera para robar tus cuentas es a través del buzón de voz de tu teléfono, aquí les dejo el link  https://www.altonivel.com.mx/estilo-de-vida/cuidado-asi-pueden-hackear-tu-whatsapp-mediante-el-buzon-de-voz-o-llamada-telefonica/

De alguna manera, los daños infringidos a mi patrimonio o personas cercanas a mí, esta vez, fueron menores. Pero debo de reconocer que en parte yo fui responsable de que esto ocurriera por el descuido en que manejaba mis contraseñas, fácilmente burladas, así como correos electrónicos y demás medios digitales. Les recomiendo cambiar sus contraseñas y usar claves complicadas, no su fecha de nacimiento, por favor. – mira quien lo dice-

Según el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación, el cibercrimen es una especialidad que deja más dinero que el narcotráfico y se ha quintuplicado de 2016 a 2021.

México ocupa el tercer lugar después de China y Sudáfrica en tener la mayor cantidad de este tipo de delitos. En los últimos cuatro años se recibieron 30 mil reportes telefónicos ligados a delitos cibernéticos. De estos, 53% fueron contra dependencias de gobierno, 26% en agravio del ámbito académico y 21% ocurrieron en el sector privado y empresarial.

El problema de la delincuencia cibernética, como todos los demás delitos que se cometen en nuestro país, es que, en más del 98% de los casos queda en total impunidad.

Lo único que nos corresponde hacer es extremar precauciones y entender que los hackers ya están metidos en nuestros dispositivos electrónicos y a veces solo nos enteramos cuando ya nos vaciaron las cuentas bancarias.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments