Si las autoridades ambientales no pudieron con el hundimiento de un yate pequeño, ¿podrían con los daños causados por un crucero?

La lección del Fortius

La Paz, Baja California Sur.– El hundimiento del yate Fortius, hace ya  más de seis semanas en las aguas de la paceña playa Balandra y la consecuente contaminación con combustible y aceites que dejó, demuestra que “La Paz no está preparada para recibir megacruceros turísticos tipo Oasis, de los más grandes del mundo”, advirtieron activistas de “Mar Libre”.

Y es que el incendio y posterior hundimiento de la nave de 24 metros de eslora, dejó en evidencia la falta de capacitación y recursos de las instituciones gubernamentales para manejar este tipo de contingencias ambientales.

Si se consideran los daños ambientales que causó el accidente de un yate de 24 pies con 12 tripulantes, es obvia la magnitud de una tragedia ambiental con un buque con miles de personas y 300 metros de eslora.

Para “Mar libre” si las autoridades no pudieron con un pequeño incendio, menos con un siniestro en un crucero.

Tan solo producto del hundimiento del Fortius se han extraído cerca de 10 toneladas de fibra de vidrio carbonizada, cables, madera, una moto acuática quemada, además de la cadena de acero y el ancla de la embarcación.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments