El ahora rey llega en un momento políticamente bueno.

Asume Carlos III el trono con una agenda plural

El ahora rey llega en un momento políticamente bueno, en equipo con la nueva primera ministra Liz Truss y su esposa, Camila, quien ha impulsado una agenda feminista y en favor del medio ambiente

Ciudad de México.- Carlos Felipe Arturo Jorge. Ésos son los cuatro nombres que tiene el ahora rey de In­glaterra, hijo de la fallecida Isabel II.

Podía elegir cualquiera, pero se decantó por el prime­ro y será llamado Carlos III.

Como parte del sistema monárquico constitucional, con la muerte de Isabel II, la corona pasó inmediatamente a Carlos, de 73 años.

Sin embargo, el even­to de coronación se realizará más adelante en la Abadía de Westminster.

La esposa de Carlos, Cami­la, ahora es la reina consorte, destacó el Palacio de Buckin­gham en el mismo comunica­do en el que anunció la muerte de Isabel II y la asunción in­mediata de Carlos al trono.

Aunque su hijo Guiller­mo, hijo mayor de Carlos, no se convertirá todavía en el príncipe de Gales, ya heredó el otro título de su padre, du­que de Cornualles, y su espo­sa Catalina el de duquesa de Cornualles.

Carlos III llega con retos importantes.

“Lo primero que tiene que hacer es respetar el luto na­cional y tras bambalinas el monarca en ascenso debe re­visar los pendientes que dejó el monarca anterior”, dijo Gabriela Morales, periodista y experta en protocolo.

 “Hay una nueva prime­ra ministra (Liz Truss), por lo tanto es un momento políti­camente bueno para Carlos, porque van a poder ponerse al día de lo que quiere hacer Truss y de lo que Carlos piensa al respecto”, destacó Morales.

Comentó a este diario que desde hace tiempo la reina ya le delegaba muchas activida­des propias de un monarca.

“Los retos inmediatos para Carlos son mantener el orden y la continuidad de la corona, que el objetivo de los Wind­sor”, afirmó.

El rey puede aprovechar la diversidad que tiene el ga­binete de Truss y la agenda feminista que ha llevado su esposa, Camila.

Al respeto, Morales recor­dó que “Meghan y Enrique acusaron a miembros de la familia real de ser racistas y que recientemente ella habló de Carlos como un padre al que había perdido Enrique, por lo que es un momento inmejorable en el que el rey puede demostrar que no es racista, que es incluyente y hablar de su agenda feminis­ta, de la que Camila está muy al pendiente”.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments