La verdad histórica sobre los 43 fue inventada a base de torturas, acusó el MP.

Imputa FGR a Murillo tortura a 6 criminales

La verdad histórica sobre los 43 fue inventada a base de torturas, acusó el MP en audiencia; el exprocurador dijo que presentará pruebas en su defensa

Ciudad de México.- Jesús Murillo Karam estará preso en el Reclusorio Norte de la CDMX al menos hasta el miércoles, cuando se defi­nirá su situación jurídica.

Tras más de 12 horas de audiencia, el juez de control Marco Antonio Fuerte Tapia le impuso esa medida cau­telar al exprocurador general de la República, detenido el viernes por los delitos de tor­tura, desaparición forzada y obstrucción de la justicia en el caso Iguala.

Aunque el exfuncionario se reservó su derecho a de­clarar tras conocer las acu­saciones que le formuló el Ministerio Público federal, ofreció que sus abogados presentarán pruebas de des­cargo, el próximo miércoles.

Durante la audiencia, el juez llamó la atención en tres ocasiones a los fiscales por no tener ordenados sus ar­gumentos y considerar que no llegaron bien preparados a la audiencia.

El exprocurador, quien presenta problemas de salud, fue atendido por su médico a lo largo de tres recesos de la audiencia inicial.

A Murillo se le acusó de torturar a seis integrantes del grupo criminal Gue­rreros Unidos, así como de usar la “fuerza del Estado” para “fraguar premeditada­mente” la llamada verdad histórica sobre la desapa­rición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Incluso, el MP señaló que el exprocurador orde­nó al entonces director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón de Lucio, alterar la escena de los hechos en el río San Juan, en Cocula.

En tanto, Jesús Zambra­no, líder nacional del PRD, consideró que la detención de Murillo Karam no afec­tará a la alianza Va por Mé­xico, pues ya no tenía una vida activa en el PRI tras su encargo como procurador.

FGR: Murillo fraguó la verdad histórica

El Ministerio Público fede­ral acusó al exprocurador general de la República Je­sús Murillo Karam de utili­zar la tortura y la “fuerza del Estado” para “fraguar pre­meditadamente” la “verdad histórica” sobre la desapa­rición de los 43 normalistas de Ayotzinapa el 26 y 27 de septiembre de 2014.

Los representantes de la FGR dijeron que, al “inven­tar” la llamada verdad his­tórica, Murillo Karam quería “dar solución a la exigencia social” y “dar respuesta al clamor social” por la desa­parición en Iguala, Guerre­ro, de los estudiantes de la Normal Isidro Burgos.

Los fiscales basaron sus afirmaciones en informes de organizaciones de dere­chos humanos y del Grupo Interdisciplinario de Exper­tos Independientes (GIEI) y en declaraciones de deteni­dos, entre ellos integrantes del grupo delictivo Guerre­ros Unidos, quienes fueron torturados.

A las 07:00 horas del sábado, el exprocurador fue trasla­dado de instalaciones de la FGR al Reclusorio Norte.

Un convoy integrado por diversas patrullas y vehícu­los de seguridad federal en­tre, ellos de la Semar, abrió paso a la camioneta gris donde se trasladó a Murillo.

Durante la audiencia ini­cial en la que se formuló la imputación a Murillo Karam, el Ministerio Público señaló que Murillo ordenó al enton­ces director de la Agencia de Investigación Criminal, To­más Zerón de Lucio, alterar la escena de los hechos en el río San Juan en Cocula.

Murillo Karam, como ti­tular de la PGR, ordenó actos de tortura para obtener con­fesiones e impidió que los fa­miliares de los 43 normalistas tuvieran acceso a la informa­ción y presentó videos de supuestas confesiones para seguir un libreto de actores y pruebas y narrativas que se conoció como la verdad his­tórica”, indicaron los fiscales.

Además de tortura de seis miembros del grupo delictivo, los fiscales federales acusan al extitular de la PGR durante el gobierno de Enrique Peña Nieto por delitos contra la ad­ministración de la justicia y desaparición forzada.

Por su parte, Daniela Aguirre, representante de la Comisión Ejecutiva de Aten­ción a Víctimas, confirmó que los seis presuntos de­lincuentes torturados serían víctimas del exprocurador.

La diligencia estuvo a car­go del juez de Control Anto­nio Fuerte Tapia, y a Murillo Karam lo acompañaron sus abogados Elba Marina Váz­quez, Javier López García y Antonio López Ramírez.

El juez Fuerte Tapia llamó la atención en tres ocasiones a los fiscales federales por no tener ordenados sus ar­gumentos y considerar que no llegaron bien preparados a la audiencia.

Durante el tercer llamado de atención, el juez les advir­tió que si no conocían el ex­pediente, entonces enviaría una comunicación a sus su­periores para que designaran a otros miembros de la FGR.

El Ministerio Público de la Federación señaló que el entonces titular de la PGR organizó un “cóncla­ve” con autoridades de alto nivel para crear la narrati­va de “la verdad histórica” del caso Ayotzinapa, al citar como prueba la declaración de Bernardo Muñoz Cano, entonces delegado Policía Federal en Guerrero y de la agente del Ministerio Públi­co de la Federación, Lidia Bustamante

Dicha reunión se reali­zó en Iguala, Guerrero, el 7 de octubre de 2014, y en ella participaron, entre otros, el gobernador Guerrero, Án­gel Aguirre; Tomás Zerón de Lucio; Gualberto Ramírez, coordinador de la Unidad Antisecuestros de la PGR, y Omar García Harfuch, en­tonces comisionado de la Policía Federal en Guerrero.

De acuerdo con la decla­ración de Muñoz, en el cón­clave también estuvieron José Luis Martínez, delegado de la PGR en Guerrero, y Car­los Gómez Arrieta, titular de la Policía Federal Ministerial.

Podría alcanzar 72 años de cárcel

El tiempo máximo de prisión que se le puede imponer a Murillo Karam por los delitos imputados, en caso de resul­tar culpable, es de 72 años, es decir, 50 por desaparición forzada, 12 por tortura y hasta 10 por los cometidos contra la administración de justicia.

En caso de ser culpable, el exprocurador, de 74 años, el periodo que puede pasar en prisión es de 31 a 72 años.

Defensa solicita más tiempo

La situación jurídica del ex­procurador se definirá el miércoles, luego de que su defensa legal solicitó la du­plicidad del término consti­tucional, es decir, 144 horas, para que el juez de Control determine si es vinculado a proceso o queda en libertad.

Los fiscales solicitaron la prisión preventiva justi­ficada para Murillo, ante el posible riesgo de evasión, al apuntar que tiene cinco domicilios, recursos eco­nómicos por 85 millones de pesos, así como relacio­nes personales que podrían ocasionar su fuga y, por con­siguiente, evadir la justicia.

Murillo Karam se man­tendrá en prisión preventiva justificada en el Reclusorio Norte, a petición de la FGR, hasta el miércoles, cuando se realice una segunda au­diencia y se defina su situa­ción jurídica, determinó el juez de control, Marco Anto­nio Fuerte Tapia.

Ayer, durante la audien­cia inicial, el imputado se re­servó su derecho a declarar tras conocer las acusaciones que le formuló el Ministerio Público federal.

El exfuncionario, quien presenta problemas de sa­lud, fue atendido a lo largo de tres recesos de la audien­cia inicial por su médico.

El viernes, el exfuncionario fue detenido un día después de que el go­bierno federal hizo la con­clusión de la Comisión de la Verdad del caso Iguala, la cual estableció que la des­aparición de los 43 norma­listas en 2014 fue un “crimen de Estado” y que no existen indicios de que sigan vivos.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments