Ya tuvimos que pasar la crisis del 2008, que para muchos fue devastadora.

Los inteligentes avestruces

Ante la pertinaz insistencia en casi todos los medios de comunicación masiva y redes sociales de que se avecina un huracán financiero que pondrá en crisis a las economías mundiales, no podemos cerrar los ojos y fingir que no pasa nada, o simplemente continuar con nuestras vidas como lo estamos haciendo en medio de la indolencia absoluta.

Ya tuvimos que pasar la crisis del 2008, que para muchos fue devastadora. Todavía no salimos de los efectos de la crisis provocada por la pandemia y seguimos sorteando los efectos de las consecuencias del aislamiento mundial y la interrupción de materias primas y mercancías a partir de que se rompieron las cadenas de suministro en todo el mundo.

Ahora debemos agregar al libro de las crisis el capítulo de esta nueva contingencia que viene además agravada por la invasión de Ucrania por parte de Rusia, y que nos tiene al borde de una tercera guerra mundial. Que para colmo de males se complica a partir de los coqueteos de China con Putin. Y dicho sea de paso, la invasión a Ucrania aumentó los apetitos de Pekín por recuperar Taiwán entre otros territorios que reclaman como propios abriendo un nuevo frente de confrontación con Estados Unidos.

Así las cosas, mis escasos lectores. Como podemos ver el panorama luce poco halagüeño, pero nada que no hayamos visto antes y que no hubiéramos resuelto bien.

De manera equivoca se afirma que cuando alguien quiere ignorar un problema hace lo mismo que los avestruces; enterrar la cabeza en el suelo para desentenderse de la situación. Nada más alejado de la realidad, se ha demostrado que la táctica de los avestruces es altamente eficaz a la hora de evadir a los leones y otros depredadores. Vistos de lejos estos emplumados animalitos, parecen arbustos, lo que confunde a quienes los quieren para plato principal de la cena.

Ante los catastróficos pronósticos financieros que nos anticipan, quienes habitamos Los Cabos, debemos utilizar la táctica del avestruz. Me explico.

Se trata de un acto puro de introspección. Es de esperarse que tengamos que ser más competitivos para seguir atrayendo el turismo que es nuestra fuente principal de ingresos, seguido del mercado inmobiliario, lo que nos debe de obligar a tratar de ser más eficientes en los servicios que ofrecemos, mejorar el trato a los visitantes y procurar mantener el turismo de alto nivel adquisitivo, que a su vez nutre de clientes al sector de bienes raíces.

Decirlo resulta siempre más fácil que hacerlo, pero como bien lo plantea Bill Gates. “En tiempos de crisis hay que ahorrar como un pesimista e invertir como un optimista”.

Tendremos que hacer más con menos. Y empezando a partir de hoy, reducir gastos, eliminar lo superfluo, optimizar los recursos y buscar ingresos adicionales.

Los expertos recomiendan crear un fondo de contingencia con los ahorros obtenidos que nos permitan sostener el negocio funcionando sin pasar penurias para el pago de la nómina.

 Y lo mismo aplica para quienes viven de su honrado salario. Hay que mantener el gasto mensual bajo. Identificar por donde se escurre el dinero sin darnos cuenta y que nos deja cortos para terminar el mes.

La mejor forma de enfrentar una crisis es manteniendo la calma y siendo previsores. De esto sabemos mucho en Los Cabos, lo hemos aprendido cada año con la llegada de los huracanes.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments