Para que proteja los ecosistemas marinos y no apruebe la construcción de un muelle de megacruceros en Pichilingue.

Sobornemos a SEMARNAT

La Paz, Baja California Sur.- Ambientalistas y ciudadanos que se oponen a la construcción de sendos muelles para recibir mega cruceros en La Paz, Baja California Sur, como en Cozumel, Quintana Roo iniciaron una sui generis campaña en redes sociales con el fin de recaudar fondos y con el dinero recaudado, sobornar a las autoridades de SEMARNAT para que no aprueben los proyectos, que en el caso de Pichilingue, fue sometido a consideración por la empresa Aquamayan Adventures.

Por ello, los convocantes a la colecta, que se definen como “un colectivo de personas desesperadas por proteger nuestra casa común y que buscan hacer un último intento para salvar los océanos”, en un “acto desesperado e inaudito”, han recurrido a una forma poco usual “para motivar el cumplimiento de la ley”.

Esta opción contempla reunir un millón de pesos, que serán entregados a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales como una forma de “incentivar” a la dependencia federal para que cumpla tanto la ley como su  mandato de procurar «la máxima protección, conservación y aprovechamiento de los recursos naturales (sic)» y en consecuencia, rechace estos megaproyectos.

“Esperamos que esta cantidad sea atractiva”, señalaron los convocantes que pueden ser localizados en FB como “Sobornemos a SEMARNAT”.

“Para efectos de la colecta, se aceptan terrenos, departamentos y casas en el extranjero –sabemos que son bien vistos por autoridades de todos los niveles y partidos–, maletines –con o sin ligas–, cheques, joyas, automóviles en buen estado (mejor si son eléctricos) y monedas de circulación legal –excepto criptomonedas por su impacto ambiental—“.

 “Estos proyectos amenazan directamente las formas de vida y subsistencia de las personas que habitan estas ciudades y el equilibrio ambiental de ambos sitios, amenazando la llegada del tiburón ballena a La Paz y la preservación del arrecife de coral en Cozumel, además de que constituyen una pieza más del modelo de mal desarrollo que acelera y propicia la Crisis Climática que vivimos en nuestro planeta”, consideraron.

“…en La Paz, Baja California Sur, se anunció el proyecto de ampliación de la Terminal Marítima Pichilingue; con la intención de desarrollar infraestructura capaz de recibir megacruceros y proveer servicios y entretenimiento para quienes en ellos arriben. A pesar de que SEMARNAT no ha emitido dictamen sobre la MIA, organizaciones ambientales y la sociedad en general temen la aceptación de un proyecto que impactará en La Paz de forma irremediable, que afectará negativamente a los comercios locales, encarecerá las rentas, aumentará la demanda de energía -habrá más apagones- concentrará los recursos entre intereses extranjeros, incrementará el estrés hídrico, desplazará especies fundamentales para el equilibrio ecosistémico, tales como el tiburón ballena, y destruirá el paraíso que por años hemos resguardado”.

“Además de que provocará el acaparamiento del aforo permitido en Balandra, que le quitará a la población local la oportunidad de disfrutar la más icónica playa de la ciudad. La primera inconsistencia en este proyecto es que -de acuerdo con el Programa de Desarrollo Urbano de La Paz- la zona en donde se proyecta construir tiene un uso de suelo denominado de Equipamiento Urbano, en el que las instalaciones portuarias y de usos marítimos no están contempladas, lo que hace incompatible al proyecto”, advirtieron.

Ambientalistas y organizaciones de la sociedad civil reconocen que la práctica del soborno ha funcionado en el pasado, “aunque por los hechos se infiere que también en la actualidad” para “conseguir el aval de las autoridades medioambientales para diferentes megaproyectos”.

Con ello en mente es que ahora han convocado a la población a «sobornar” a la SEMARNAT para que “se decida a frenar la destrucción de estos ecosistemas únicos y fundamentales para el equilibrio de nuestro planeta”.

“Tenemos dudas de si una colecta masiva para que se cumpla la ley puede considerarse como un soborno”, señalaron los convocantes quienes advirtieron que la SEMARNAT está operando a favor de los proyectos de puertos de cruceros en Cozumel, Quintana Roo, y La Paz, Baja California Sur, en donde afectarán grave e irreversiblemente ecosistemas marinos delicados y esenciales”.

Finalmente rechazaron toda forma de corrupción, “pero la urgencia nos apela a actuar e imaginar las vías a nuestro alcance para seguir contando con la vitalidad de los océanos y sus sistemas de vida. En caso de que no contemos con un canal directo y público para entregar el dinero recaudado, así como la garantía de que se cumplirá la ley, lo pondremos a disposición de las acciones de los colectivos y organizaciones para la defensa del territorio en contra de los muelles de cruceros en Cozumel y La Paz”.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
Pacho Cerecer
Pacho Cerecer
3 months ago

Todos estan metidoa alli, los Narcisos, Leonles, prole y parentela, los Isaias, chaqueteros de partidos politicos, la familia pulpo, digo por tener tentaculos por dondequiera, los Davis, los Murillo, prole del nefasto Profesor Murillo Aguilar, el Violador del Mezquitito, Rosadelia y muchos otros, Victor Castro es solo la cara, la portada de la revista. Los Slim,, los Hank y los millonarios gringos, todos estan metidos en eso, los Morenos de la Capital, se hacen de la vista gorda, incluido Pedro el Malo, personaje de caricatura (Marcelo E.),. La bahia de Pichiling es shallow, o sea muy bja en profundidad, los grandes barcos agitan el agua con sus propelas y convierten el fondo marino en un lodazal, al perder la luz del sol, las especias comienzan a morir, arena entra en agalas de los peces, el agua caliente de rechazo, utilizada para enfriar los grandes motors, sobrecalienta la bahia, por encime de lo que las especies marinas pueden tolerar….y deja eso…como Pichilingue no tiene una avanzada planta de tratamiento de aguas negras, es decir, no tienen nada, discretamente, las aguas residuales se vierten en la bahia, especialmente de noche…esos microorganismos, consumen el oxigeno fisuelto en el agua de mar, de forma tal que los peces no pueden respirar, mueren de asfixia y de efectos toxicos de productos de limpieza, detergentes y demas, alfunas fugas no muy acdentales de aceite para motor y cambios de filtro….en otras palabras, la bahia de Pichilingue podra tener otro nombre, El Mar Muerto.