Revela el estudio Equidad y Regreso.

Se pierden aprendizajes por clases a distancia

Niñas, niños y adolescentes que en abril pasado comprendían un texto de cuarto grado, para diciembre ya no podían hacerlo

CDMX.- Los niños y niñas que continúan tomando clases a distancia no sólo no aprenden, sino que están teniendo una pérdida acelerada de aprendizajes.

De acuerdo con seguimiento del estudio Equidad y Regreso de la organización Mexicanos Primero, un 8.3% de niños, niñas y adolescentes que en abril lograron comprender un texto de cuarto grado, en diciembre ya no pudieron hacerlo. Y es aún más significativa la pérdida de aprendizaje en aquellos que ya no volvieron a la escuela, pues mientras que en abril el 64% pudo comprender un texto de tercer grado en diciembre sólo lo hizo el 41 por ciento.

“Sin embargo, observamos que los que asisten a la escuela mejoraron en un 6.2%. De la misma manera, en los que se encuentran en modelo híbrido hubo una mejoría de 5% también en la comprensión de texto de tercer año, al pasar de 59.5% a 64.5%”, destacó Katia Carranza, investigadora de la organización.

En este contexto afirmó que asistir de manera presencial a la escuela, ya sea de forma sistemática o en el modelo híbrido, permite a los infantes recuperar aprendizajes.

Sin embargo, no ir ningún día a la escuela, dijo, implica perderlos.

En el caso de matemáticas, aclaró, la situación es más compleja, ya que los resultados muestran que se requiere una presencia más sistemática en la escuela para consolidar los aprendizajes.

Por ejemplo, los niños y niñas que están en modelo híbrido empeoraron en 8.3% al responder de manera incorrecta un problema de cuarto grado, cuando meses atrás lo habían contestado bien.

De los que siguen a distancia, la pérdida de aprendizaje fue de 6.2% al responder incorrectamente una resta simple, una de las operaciones básicas.

En tanto, los que ya no regresaron a la escuela son los más afectados, pues casi uno de cada 10 estudiantes de 10 a 15 años no puede nombrar un número de dos dígitos.

“Pero nuevamente observamos que estar en la escuela favorece los aprendizajes, porque aquellos niños, niñas y adolescentes que asistieron a la escuela de manera sistemática, mejoraron en 10.7% al resolver una división. En abril, lo logró el 16.7% y en diciembre el 24.7%”, refirió.

De las niñas y niños encuestados, 51% se encuentra asistiendo a la escuela, lo que significa que van de manera sistemática, con ciertos días establecidos; 35% sigue estudiando a distancia y 7.5% se encuentra cursando el ciclo escolar en modelo híbrido, es decir, asisten algunos días a la escuela, pero no lo hacen de manera sistemática.

De los estudiantes que se encuentran aún a distancia, 43 de cada 100 mencionaron que la razón principal para continuar así es por miedo a contagiarse de covid-19; el 32.9% mencionó otras razones, entre las que se encuentran que no hay quién los lleve a la escuela, o porque consideran que el aprendizaje a distancia y de manera presencial es igual.

Ante ello, David Calderón, presidente ejecutivo de la organización Mexicanos Primero, consideró que es claro que se tiene que convertir la emergencia de los aprendizajes en un problema público y un asunto de Estado, que involucre al Ejecutivo, el Legislativo, los gobiernos estatales y municipales, las universidades, el sector productivo, las organizaciones comunitarias y de sociedad civil.

“A los alumnos de básica, la oferta a distancia no les gusta, no cuentan con dispositivos y, sobre todo, no les funciona para aprender. En México, nuestra opción verdadera para mantener la escuela abierta es restringir los riesgos. Hay que ser realistas, pero también congruentes: las soluciones de cuidado de la salud y de aforo son más sencillas, efectivas y baratas que escalonar. Se aprende hasta con una presencia tan limitada como una vez a la semana, pero el objetivo es claro: a este punto, toda niña, niño y adolescente merece y necesita ir cinco días a la semana a su escuela”, planteó.

Seis de cada 100 alumnos desertaron

La falta de equipo o material para estudiar a distancia o simplemente el hecho de ya no querer estudiar ni de manera presencial o de forma remota fueron las dos principales razones para que niños y niñas decidieran abandonar la escuela con niveles de 23.2 por ciento.

Durante este ciclo escolar seis de cada 100 alumnos desertaron del sistema educativo: 14 de cada 100 lo hizo para trabajar y 13 de cada 100 porque no le gustaban las clases a distancia.

Según el seguimiento del estudio Equidad y Regreso de la organización Mexicanos Primero, otros motivos de abandono fueron el miedo al contagio, no aprender con las clases virtuales, no tener quien los llevara a la escuela, falta de una beca, que no consideraban importante ir a estudiar o por embarazo.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments