Recién recibí la noticia de que mi gran camarada Armando Naranjo Mariscal, falleció esta mañana.

Playa Los Naranjos

Recién recibí la noticia de que mi gran camarada Armando Naranjo Mariscal, fundido en su Playa Los Naranjos, falleció esta mañana –sábado 18 de diciembre-

Cultivamos una extraordinaria amistad ya que fui su apoderado desde el 2007. Se dedicó primero a la pesca y luego compró al Ejido Bonfil la playa a la que puso su nombre. Trabajó incansable hasta levantar muchas palapas a la orilla de la playa. Fuimos compañeros de lucha desde los 70; cuando iba a Cachanía descansaba unos días en su playa. Amablemente recibió siempre a mi familia. En mi más reciente visita le dije que ese sería mi último viaje y que ya no lo volvería a ver pues ya estaba muy cansado y no quería manejar… no compañero no diga eso, me contestó. Hágale como los gringos jubilados, contrate una persona para que lo traiga. Los dos reímos. Y sí, ya no lo volví a ver.

En una de tantas llegadas a la playa, ya de tarde, sin tener qué hacer, tomé una servilleta y escribí el poema que transcribo. Lo pasé a un CD, lo llevé y le gustó mucho, tanto que lo mandó plasmar en una lona y lo colocó a la entrada de su predio.

Hoy me enteré que murió, Un abrazo solidario para Delia, su esposa, hijos, nietos y bisnietos…

Descansa en paz Armando-Toro

Playa Los Naranjos

Bobby García

(Una tarde-noche en un bungalow)

Dejaste la playa por la playa,

la de los anzuelos,

la de la espumosa letanía de la lancha,

la de la piel curtida en sal

del salitre-pescador ojos-quimera,

por la otra playa, la otra orilla,

la que en lugar de espumas

paren palapas y de su vientre nace

la voz de la tierra para convocar

al fragor del mar,

al silencio del bello atardecer.

La playa se llenó de voces.

Bahía Concepción bostezó asombros:

el martillo-serrucho, el triplay-ventana,

grava-cemento, tinaco-agua,

troncos de palma y clavos de sudor.

Tu figura paternal suave y acero

trazó los rumbos del Macondo-arena,

del Macondo-Playa los Naranjos…

y allí estás Naranjo Armando,

a golpe de sudor terco Espartaco,

contando estrellas y cisternas,

inventando sueño y nostalgias

arrullados en gritos y sonrisas

de nietos y bisnietos,

a la sombra de la brisa-magia

de tu Delia-Mujer ¡sombra de tu sombra!

Y allí estás Naranjo Armando,

trazando caminos en el mar,

quebrando la raíz-salitre

para que el verde traje de tus plantas

se vistan de cielo y besen las estrellas.

Y allí estás Naranjo Armando…

Naranjo-Mar, Naranjo-Brisa,

Naranjo-Toro… amanecer y atardecer…

Allí estás…

cuando te vayas

los ecos de tus pasos arrullarán la tarde

para el nuevo amanecer…

allí estarás…

tu traje-Espartaco dibujará auroras

por los cuatro rumbos

de la playa de tus sueños.

Allí estás…

cuando te vayas,

los ecos de tus pasos arrullarán la tarde

para el nuevo amanecer…

para el eterno atardecer…

allí estarás

en la quieta soledad de Los Naranjos,

en la recia figura de tus huellas…

allí estás… allí estarás.

Alea Jacta Est. 18-12-21-

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
JESUS JOSE PRIETO
JESUS JOSE PRIETO
9 months ago

Triste noticia profe, no estaba enterado, Dios lo tenga a su lado.