Héroe absurdo de Camus.

De Obregón Perla a los Sísifos de La Ciudad del Canal

Leyendo al compañero Juan Melgar en su relato sobre Obregón Perla y su tránsito por la ciudad, desde el malecón, el arenal de la 16 de septiembre, por una calle empedrada hasta llegar a la Preferida, en su recorrido cotidiano del Esterito al Manglito, al Santuario, a la tenería Viosca, a los patios algodoneros de la  Macfaden, a la Vaquilla y de regreso por la tarde al Jardín Velasco, la iglesia, el palacio de gobierno… y así día tras día con su costal echado al hombro, en su peregrinar por toda la ciudad…

Leyéndolo, recordé que en mi novela La Ciudad del Canal, hay un pasaje, donde dos Sísifos dan cuenta –en su caminar- de las calles y arenales de Guerrero Negro:

Va y viene empujando su carretilla  llena : un par de tenis viejos, un moledor de café, un guante de béisbol, un raspador de queso,  tres playeras, un rollo de alambre de púas, un bat, zapatos y zapatillas, una lona enrollada, dos chamarras, una caja de bolero, una cobija, un acumulador, una boya de la playa Malarrimo, un pedazo de cabo amarillo fornicador de arenas, un Águila Pescadora disecada, un martillo, cinco kilos de esperanza envuelta en terciopelo verde y dos bolsas de papel llenas del viento del norte. Descarga su carretilla con movimientos muy lentos, al pie de la barda del restaurante Malarrimo. Deja al último el terciopelo verde y las dos bolsas de papel.

Cuando coloca el terciopelo y las dos bolsas en la arena, une sus manos en imploración, mira al cielo, mueve los labios, se hinca y permanece así unos minutos. De inmediato recobra la vertical y con la misma vehemencia empieza a colocar los objetos en la carretilla. Cuando toma el terciopelo verde y las dos bolsas, mirando al cielo extiende los brazos en cruz, levanta el terciopelo y las dos bolsas como el ritual del sacerdote cuando levanta la hostia para la consagración. Permanece en trance unos segundos y luego deposita la esperanza y el viento del norte.

Y ahora inicia el recorrido desde el restaurante Malarrimo hacia el norte hasta llegar a las

primeras casas de la Nueva Sodoma. Enfila la carretilla rumbo al canal. En el trayecto no distrae su mirada en nada. Solamente mira hacia el frente. Llega hasta donde están los nidos del Águila Pescadora, realiza el mismo ritual, deja a lo último el terciopelo verde y las dos bolsas de papel.

– Señor: todos piensan que es un esfuerzo inútil pero no saben que cumplo la tarea. Soy dueño de mi destino. Mi riqueza nadie me la puede disputar porque está dentro de mí y me causa un placer infinito y único. Transporto la esperanza y soy hermano del viento del norte. En el tránsito universal voy al encuentro con mi libertad, con mi muerte. Los fantasmas de esta ciudad no saben de la vida ni de la muerte.

Pulsa nuevamente la carretilla para iniciar el camino de regreso hasta llegar a la barda del restaurante Malarrimo. Y así, día con día…como sombra, como fantasma.

Otro Sísifo hedonista recorre las colonias llevando a las espaldas un costal de ixtle lleno de libros de: Camus, Jean Paúl Sartre, Aldous Huxley, Arthur Schopenhauer, Frederick Nietzsche, Emilio Durkheim y El canto a la sal, del doctor Luis Andrés Lagarde. Profana el límite del canal, se sienta debajo de los pinos, tira el costal y el primer libro que asoma lo toma y se pone a leer. Aproximadamente en una hora inicia el regreso hasta las inmediaciones del lugar donde los pescadores tiran la concha Mano de León. En su recorrido va musitando: “La culpa es de la sociedad, que es la gran aprisionadora”.

“Orar es vergonzoso”. “Su castigo fue empujar una roca a la cima de la montaña”.  “Dios es el bien sin mal”. “El único acto libre es el acto del suicidio”. “Si existiera Dios –que no lo creo- no quisiera ser él, pues sería incapaz de aguantar los lamentos del mundo”. “Yo te canto sal porque es maravilloso ver cómo el sol te quita el agua, y te desnuda”…

Y así, día tras día, en su procesión hedonista llena de placer y entrega.

Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

Alea Jacta Est.- 24-10-21

 

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments