Denuncian clientes de Banco Azteca y Elektra ser víctimas del hostigamiento de la empresa.

Abonos chiquitos, abusos grandotes

Los Cabos, Baja California Sur.- Como insensibles, y al parecer ajenos a la crisis económica que asola a millones de mexicanos consideraron clientes de Banco Azteca y Elektra, pues las empresas del grupo Salinas a través de despachos de cobranza, llamadas telefónicas y cobradores a domicilio, no ha cesado en sus intentos por hacerse de los “abonos facilitos”, a pesar de que el deudor les ha aclarado que no es su intención el dejar de pagar, pero la pérdida de empleo o la reducción de ingresos, se los han imposibilitado.

El departamento de cobranza de Elektra nos “marca de manera insistente y con prepotencia”, señalaron clientes de la mueblera quienes se pusieron en contacto con esta redacción para denunciar a la empresa propiedad del Ricardo Salinas Pliego, por la manera de requerir los abonos en plena pandemia por el COVID-19.

Jorge Araujo, del municipio de Los Cabos, Baja California Sur denunció a la empresa pues su esposa saco un crédito personal con Banco Azteca “el cual estuvo pagando muy bien hasta que por la situación del desempleo en el que caímos por la pandemia se retrasó con los pagos. Ahora, no nos lo quitamos de encima a los cobradores. El cobrador, llegó a exigir el pago de manera prepotente a casa de mi suegra, quien fungió como aval”.

“No entienden que estamos pasando los mexicanos por una situación muy difícil, nadie tiene, o buena la mayoría no tiene empleo, no me estoy negando a pagar, incluso pueden revisar nuestro historial, mi esposa nunca se retrasó, sino hasta ahora que cerraron el restaurante bar en el que laborábamos.”

Otro caso, fue el de la señora Trinidad Hernández, quien vive en Tlaxcala: “yo saqué en Elektra una computadora y un escritorio para mi hijo que iba a entrar a la preparatoria. Soy madre soltera; normalmente mis pagos los realizo cada fin de semana, durante seis años nunca me atrasé: Ahora que debo solamente seis mil pesos, de los 15 mil que debía de la computadora y el escritorio, mes están hostigando, inclusive ya fueron a visitar a mi aval para decirle que si no contestaba el teléfono, procederían a embargarle a ella por el monto que les adeudo. No es justo, acabo de quedarme sin empleo, y esta empresa de dónde quiere que saque el dinero, apenas y tenemos para ir pagando mis dos hijos y yo, eso no se vale.”

La familia Sánchez Flores de la Ciudad de México dio a conocer que tuvo que recurrir a la Comisión Nacional para la Protección y la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF).

“El cobrador de Banco Azteca en este último mes, estuvo marcando y acudiendo a mi domicilio, al de mi aval, con trato intimidante, a veces acompañado de dos personas que tenían facha de todo, menos de abogados, al grado que se volvió un acoso total. Mi esposo y yo decidimos que lo mejor era asesorarnos legalmente, porque si bien, sabemos que pedimos un crédito, no estamos negándonos a pagar, solamente que nos den un par de meses en lo que la situación se compone; ellos en el registro deben saber que nunca nos atrasamos, no sé porque cobrarnos de esa manera como si nos fuéramos a ir del país.”

 

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments