¿Comieron bien?

Comer

¿Comieron bien?

En un video que circula en redes sociales, un ciudadano increpa al político panista Diego Fernández de Cevallos y a Carlos Romero Deschamps, senador y líder del sindicato de Pemex, al encontrarse con ellos en un restaurante, comiendo con dos ex gobernadores priístas.

El ciudadano los enfrenta con un “50 millones de mexicanos no, fíjense”. Esta expresión dada en la Ciudad de México, encaja en todo el país y en especial en nuestro estado donde se carece de alimentación suficiente. Y se debe principalmente a la falta de recursos y en una mínima parte al abasto suficiente. Hasta hoy pocos nos hemos dado cuenta la irregularidad que se presenta en los grandes almacenes de esta capital para atender la demanda de los clientes. Y este asunto no es atendido por ninguna autoridad que se hacen de la vista gorda. Entiendo lo de la liberación de precios, pero no el desabasto de productos necesarios para la alimentación diaria. Pero retomamos la pregunta hecha por ese ciudadano anónimo que se atrevió a increpar a esos pecezotes gordos de la política y el dinero. Qué pasaría si aquí le preguntáramos a todos nuestros legisladores federales locales y a todos los servidores públicos ¿Ya comieron? No se la respuesta que den, pero la imagino. Y esta sin duda estaría ligada a su dosis de cinismo. Sabemos que en las próximas horas le entregarán a los Senadores Ricardo Barroso, Isaías González y a Juan Fernández la cantidad de dos millones y medio de pesos como despedida de su desempeño como Senadores. Les acompletará a los señores comerse un taquito? Sin duda que si. Aquí lo único que queda es el repudio ciudadano a la desfachatez de estos que en sus responsabilidades no hicieron lo más mínimo por la gente que supuestamente representan. Y ese es el coraje que brota del ciudadano común que al menos tiene el derecho de hacer una simple pregunta.

Carlos

Nadie sabía nada de él. Solo sabíamos que se llamaba Carlos y que se apellidaba Pequeño. Llegó solo, sin nada. Un pantalón café, una camisa blanca desteñida. Y unos guaraches de hule, de llanta. Fue don Carlos un personaje que llegó en los setenta a Insurgentes. Y nadie lo recuerda. Yo sí, porque fue mi amigo, mi cómplice. Mi patrón. Al tiempo de su arribo se reveló como el mejor curandero de los alrededores, hacía embrujos, curaba salaciones. Y su especialidad; limpias. Una mañana de un sábado equis, lo visité en su jacal. Me contrató a los seis años. Mi chamba era comprarle en La Quemazón, todos los ingredientes para su oficio; brujo. Me pagaba bien y me contaba historias. Eso sí, nunca me hablaba de él. Una vez que me porté mal con mi mama, me prohibió que fuera con él. Y para humillarme y castigarme más lo contrató para que me hiciera un “trabajito” Y lo hizo. Por la noche yo estaba descansando, en mi camita, en ese jacal que mi madre construyó con sus manos. Y de pronto escuché ruidos de cascabeles. Era don Carlos que venía danzando con unas ramas de pirul y de laurel. Atrás mi madre con una sonrisa pícara seguía el ritual. Ahí está el grosero, me señaló con ese índice flamígero. Y de pronto sentí un ramalazo. Unas oleadas de incienso. Y al acercarse a mí, me cerró un ojo en señal de complicidad. Otros varejonazos. Y a cobrar. Listo, doña Mari. Ese chamaco, va portarse bien. Y si, cambié un poco… El tiempo se llevó a Carlos Pequeño. Tal vez del único que se despidió fue de mí. Me voy a otro lado, nunca regresaré. Y lo cumplió.

 Vidas Paralelas 

Buenas cuentas rindió a su pueblo Armando Martínez Vega  al rendir su segundo informe de labores en la sala de Cabildo. Ahí dijo que  “una de las participaciones más importantes de una administración es el apoyo y reconocimiento de la ciudadanía, a dos años de gobierno, hemos logrado reforzar la participación ciudadana y el sentido social”. Precisó que a dos años de administración se ha informado con transparencia todas las acciones en materia de servicios públicos, agua potable, alumbrado, acciones sociales, en especial la participación de los paceños y paceñas, al conformar 21 comités ciudadanos, como integración entre sociedad y gobierno. Indicó, que se han visitado las siete delegaciones, así como las colonias de la ciudad, realizando reuniones donde en conjunto con los habitantes se plantean ideas para buscar la mejora del lugar, porque la relación de trabajo en unidad entre sociedad y gobierno…Y con esto nos despedimos deseando lo mejor de la vida. Y no olviden hagan el bien y sean felices.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments