A punto de dar a conocer su Segundo Informe de Gobierno, al alcalde de La Paz Armando Martínez Vega se le resolvió la denuncia penal en su contra por el delito de violación a la Ley de Amparo en la Agencia del Ministerio Público de la Federación de la Procuraduría General de la República, y ahora tendrá que pagar las consecuencias. . .

Balconeando / “Cansado y sin ilusiones”

De acuerdo con un extenso y bien elaborado reportaje plasmado por Gerardo Zúñiga Pacheco, esto el pasado primero de noviembre a través del portal electrónico Metrópoli, se supo que de acuerdo con la carpeta de investigación FED/BCS/LPZ/0000337/2017 fue denunciado penalmente el alcalde de La Paz Armando Martínez Vega por haberse declarado en rebeldía y negado acatar la sentencia decretada el día 2 de febrero del año 2017 por las autoridades.

Tan es así, que un día después, fue notificada de manera formal por el Juzgado Segundo de Distrito en el Estado de Baja California Sur el resolutivo legal antes mencionado, ello luego de que el representante legal del Grupo Integral de Recolección y Reciclados de Occidente, S.A de C.V, Gerardo Tadeo Jáuregui Quezada, promoviera y le ganara el Juicio de Amparo -expediente 1039/2015-  por la controversial concesión para la prestación, explotación, administración y conservación del servicio del alumbrado público en el “Puerto de Ilusión”.

El expediente -según lo expone Zúñiga Pacheco en Metrópoli- fue radicado en la Agencia Segunda de la Unidad de Investigación y Litigación de la Procuraduría General de la República, y donde también fueron formalmente imputados la síndico municipal del XV Ayuntamiento de La Paz, Rosa Evelia Solorio Ramírez; el tesorero municipal de La Paz, Raúl Adrián Calderón Jordán, y los regidores Jorge Arturo Barrón Pinto, Rocxana Vianey Reyes Simón, Pablo Ojeda Meza, Ana Lorena Castro Iglesias, Julio Servando Higuera, Arlen Ivet Palacios Villanueva, Maximino Iglesias Caro, Gloria Judith Unzón Ojeda, Ramón Alejandro Tirado Martínez, Rosalva Tamayo Aguilar, César Eduardo Juárez Castillo, José Oscar Martínez Burgos y Perla Guadalupe Flores Leyva.

Y es que en la carpeta de investigación de la PGR, y posteriormente en el Juzgado Federal, se agotaron todos los mecanismos legales establecidos en la Ley de Amparo para lograr que los responsables del XV Ayuntamiento de La Paz cumplieran con la resolución emitida, y fue cuando se le dio vista a la Agencia del Ministerio Público de la Federación adscrita a la Sección de Amparo del Juzgado, e informando sobre tan bochornoso asunto al delegado de la PGR en la entidad, Jonathan Silva López.

Ahora bien, de ser encontrados culpables tanto el alcalde Armando Martínez Vega como la síndica Rosa Evelia Solorio Ramírez y el tesorero Raúl Adrián Calderón Jordán, así como todos los regidores del XV Ayuntamiento de La Paz, podrían ser destituidos de sus puestos e inhabilitados de tres a nueve años para desempeñar otra comisión pública, y a la vez enfrentar un proceso penal que estipula una pena de 3 a 9 años de prisión. ¡Quihubole!

Sin embargo la afonía lúgubre en que se habían postrado todos los involucrados en la denuncia penal fue tronchado por el mismísimo presidente municipal de La Paz, asegurando primero no haber recibido ninguna notificación sobre la querella por el desacato federal en que se dice incidió, y que en caso de que hubiera esa queja en su contra entonces deberá de ser notificado para luego preparar algún tipo de defensa en su persona, y que ojalá no se la confié al todavía titular de la Consejería Jurídica Municipal, Santiago Leal Amador, porqué entonces si lo vamos a ver vestido con un mal planchado uniforme amarillo en el interior del CERESO.

Pero nada turulato, y percibiendo que los tiempos electorales se acercan y más aún que en breve rendirá su Segundo Informe de gestión, Armando Martínez Vega se puso la casaca de víctima y aseguró ante los medios de comunicación que lo filmaban que prefería ir a la cárcel con mucho gusto antes que liquidarle el compromiso pendiente al Grupo Integral de Recolección y Reciclados de Occidente, S.A de C.V, que es representado por  Gerardo Tadeo Jáuregui Quezada.

Y ante tal pronunciamiento público, no sé si exista alguien interesado en dedicarle al edil paceño aquella añeja melodía de Oscar Athie sonde se profería que estaba flaco, cansado, ojeroso y sin ilusiones, porque a como se le contempla al alcalde le queda como anillo al dedo; aunque mejor quien esto escribe en vez andar haciéndole al cancionero mejor seguirá BALCONEANDO. . .

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments