Hoy pagué mi servicio de energía

Pensada

Antes de que avance la calentura preelectoral en una parte importante de los servidores públicos locales, cabe una reflexión. Es súper necesaria para que puedan dar el siguiente paso. Sería tomar el ejemplo del alcalde paceño Armando Martínez que en un encomiable impulso reunió a su gente y clara y llanamente sentenció «no voy» . Y aunque tenga sus detractores yo pienso que el edil es rentable en lo electoral. Y lo digo porque tiene sus seguidores. Tiene un equipo de trabajo que le responde. Y da resultados. Y si bien la crisis lo limita en sus acciones es un hombre de trabajo y congruente. Y en esa congruencia definió que no va, en estos comicios de enfrente. Lo pongo como ejemplo. Y lo hago con la esperanza de que los calenturientos que ya se deshacen en salirse del Congreso para buscar alcaldías o de otros cargos se les queman las habas, pero en su pasado tienen una colota de holganzas, corruptelas, simulaciones y desplantes groseros y prepotentes como sucedió ayer cuando el Congreso se convirtió peor que un herradero. He sondeado al elector. Y encuentro un repudio generalizado sobre este tipo de servidores públicos que fueron malagradecidos con el ciudadano que los votó y sus partidos que los protegieron. Y sé que solo están a la espera que el cinismo exacerbado los lleve al registro de otra candidatura para cobrarles las facturas pendientes. Por esta razón nuestra modesta recomendación es que antes de que se quemen con esas subidas de temperatura le echen una buena pensada.

Ojos

Entré a ese centro de espectáculos de Loreto hace seis años. Me senté muy retirado del escenario. Un agua mineral. Un platito de cacahuetes. Y empieza el chou. Una voz irrumpe el silencio y la incertidumbre. Dedico, dijo el cantante principal, esta canción a mi amigo Jesús aquí presente. Me sorprendí bastante. Lo juro. Era una voz que hacía muchos años que no escuchaba.

Y fijo la vista al centro. Y ahí estaba. Era mi amigo Chacho Damián. Un espléndido cantante invidente.

Escucharlo es un privilegio. No necesita ver para ser feliz ni para ubicar a sus amigos como yo.

Cuando lo conocí hace 40 años me extendió su mano. Yo la mía. Y desde ahí sellamos ese pacto indisoluble.

Creo que Chacho mira con los ojos de Dios porque hace todo sin ver y es feliz. Ama, canta, trabaja, crea, produce. Llora, ríe, baila. Y quiere a sus amigos.

Una vez en los primeros años de nuestras convivencias le pregunté ¿Qué ves tras esos lentes negros? Y sin pensarlo me respondió. Veo todo. Veo a mi gente. Veo a mi pueblo. Y sobre todo: a Dios.

Vidas Paralelas

Hoy pagué mi servicio de energía. Un cobro elevadísimo, ofensivo. Pero lo pagué. Y lo hice con el apoyo de mis amigos que me tendieron la mano. Un gasto tan súbito, es difícil de afrontar. No lloro por la herida. Lo hago para agradecer. Y paradójicamente a la propia CFE que no me redujo, pero si me atendió con prontitud. A todos los servidores de ahí mil gracias. En inbox lo haré a cada uno.

Gracias a quienes pedí. Y gracias a los que diciéndose mis amigos me negaron. A unos y otros les reconozco su solidaridad.

A ustedes mis lectores gracias por su apoyo. Concluyo este cachito de mi vida diciendo que es un lujo tener luz. Dios los bendiga…Ayer leí este comentario en el diario La Talacha (24/10/17) y lo comparto con ustedes mis lectores.

«El que viene sonando fuerte entre los priístas es Francisco Daniel García Martínez, con un activismo permanente en la reconstrucción del sector que le toca, que es la organización Expresión Juvenil Revolucionaria.”

“A Francisco se le empieza a ubicar como candidato a una regiduría en el Ayuntamiento de La Paz, ahora que se ha aprobado el esquema de como habrán de asignarse, dando impulso a las mujeres y jóvenes”. Muy bien y suerte para este joven… Y con esto nos despedimos, deseando lo mejor. La vida misma. Y no olviden: hagan el bien y sean felices.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments