Nadie elige relacionarse con alguien para que afecte su productividad y felicidad

5 tipos de personas tóxicas que debes evitar

Nadie elige relacionarse con alguien para que afecte su productividad y felicidad. A menos que prestes atención cuidadosamente, las personas tóxicas interfieren en tu camino y usan tu energía mental, paciencia y felicidad sin que te des cuenta. Según las investigaciones, solemos tener amistades tóxicas sin reconocerlo (https://gananci.com/buenos-amigos-y-gente-toxica/).

Todos hemos encontrado personas así, y alguno de nosotros ha sido una persona tóxica en algún punto de la vida. Si en verdad somos el promedio de las cinco personas con las que pasamos más tiempo, es crucial evitar estos cinco tipos de personas tóxicas.

  1. El chismoso

Cuando alguien quiere hablar contigo sobre alguien más a sus espaldas, casi siempre es una situación tóxica. No te aporta valor, y si el chismoso habla contigo, puedes estar seguro de que ellos también hablan de ti con alguien más.

Este es el tipo de persona que se te acerca en el refrigerio del trabajo y te habla mal sobre el desempeño de otro trabajador. Cuando esta persona siente que puede acercarse a ti, lo repetirá una y otra vez. Las personas que los vean juntos, te etiquetarán a ti también como chismoso por estar asociado con este tipo de persona.

Si lo piensas, este tipo de conversaciones no te benefician en nada. En realidad, juntarte con esta persona puede dañarte. Imagina cómo te sentirías si supieras que alguien más está hablando de ti a tus espaldas. Ahora imagina si alguien te atrapa en medio de un intercambio de chismes. No necesitas ese tipo de drama en tu vida.

  1. El manipulador

Un manipulador sabe lo que quiere, y te usará para conseguirlo. No les importa lo que piensas o tus sentimientos. Parece que mientras más tiempo pases con ellos, tendrás menos poder sobre tu propio destino. Permanece junto a esta persona y terminarás haciendo lo que ellos quieren en lugar de actuar por ti mismo.

La mayoría de nosotros no actuamos sin un propósito, pero el manipulador logra su misión a costa de cualquier persona que esté cerca. La manipulación puede tener distintas formas, pero la manera clásica de manipular es a través del victimismo.

  1. El que juzga

Muchas culturas giran en torno a la vergüenza y burla, por lo que el tipo de gente que juzga toma ventaja de nuestra inseguridad con críticas para robarte la energía. Independientemente de lo que digas, pienses o hagas, el que juzga siempre tendrá algo que criticar en ti.

Este tipo de persona nunca intentará ponerse en tu lugar. Su único objetivo es lo que hiciste y no hiciste. Mientras más tiempo pases con ellos, más triste serás. Nunca puedes complacerlos, y si su opinión de ti influye en tu autoestima, estás condenado a la miseria. Cuando lidias con ellos, siempre tendrás la culpa.

  1. El exagerado

Un exagerado no sabe cómo mantener el problema pequeño. Usualmente tienen frases como: “Tú nunca has…” o “Siempre has sido…”. No se toman el tiempo de considerar los pasos que has tomado para arreglar el problema o corregir tu error. Haz algo mal en frente de un exagerado, y debes estar preparado para ser etiquetado por tu error. Para un exagerado, todo se siente como el fin del mundo.

Imagina que estás en un grupo de trabajo, y están planeando una gran presentación. Se te asignará trabajo en la parte de la presentación, pero luego alguien en tu familia se enferma y tienes que ir al hospital. Entonces no logras terminar tu parte del trabajo en la fecha acordada y solo falta una semana para la presentación.

Muchas personas entenderían la dificultad de las circunstancias, y unos pocos podrían ofrecerse a ayudarte a completar tu trabajo durante este periodo estresante. El exagerado no es de estas personas, este tratará el error como algo excesivamente horrible que demuestra tu falta de dedicación al equipo. Continuarán culpándote de esto hasta un tiempo después de la presentación.

  1. El emocional

Ser lo suficientemente vulnerable para hablar de las emocionas puede ser valioso en una relación, pero a veces las personas lo llevan muy lejos.  El emocional ama expresarse hablando sobre sus sentimientos, pero nunca lo hacen de manera constructiva. Esta es la persona que repetidamente te dice cómo se siente respecto a algo, pero nunca toma ninguna acción para mejorar la situación.

Es fácil caer en la trampa de hablar en lugar de tomar acción. Si alguna vez has estado con alguien así, tarde o temprano, te volverás como ellos. Las personas que son así pueden estar tan atrapadas en hablar sobre sus sentimientos que pierden la habilidad de resolver sus problemas. Esta no es una manera saludable y productiva de vivir.

Cualquier consejo que les des sobre cómo pueden mejorar sus vidas será recibido con una frase como: “No puedo hacer eso…” o “Ya he intentado eso…” son las respuestas por defecto que este tipo de persona te dará cuándo tengan problemas que afrontar.

Cuando permites que estas personas tóxicas entren a tu vida, te condenas a una experiencia triste y emocionalmente exhaustiva. Puede ser difícil cortar relación con estas personas, pero si están teniendo un efecto negativo en ti, debes actuar.

Tienes energía y tiempo limitado para aplicarlo en las cosas que amas hacer con tu vida. No permitas que una persona tóxica te robe el potencial.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments