Se dice en algunas ocasiones que cuando no llueve, llovizna

Balconeando / El huachicolero de Isidro

Se dice en algunas ocasiones que cuando no llueve, llovizna, y quizá este adagio popular caiga cual anillo al dedo para el recientemente cesado ex secretario general del XV Ayuntamiento de La Paz, Isidro Ibarra Morales, y lo refiero por la situación que vive al evidenciarse que estuvo “ordeñando” el Acueducto de San Pedro a través de una toma de agua clandestina para regar sus matitas de mango y dar de beber a su hato de borreguitos.

Este asunto se ventiló, y crédito hay que darle, cuando el buen colega y mejor amigo Víctor Octavio García a través de su ABCdario, reveló el pasado 8 de febrero que quien era el segundo de a bordo de Armando Martínez Vega, contaba con una toma de agua “clandestina” conectada directamente al Acueducto de “El Mauto” de San Pedro.

Y es que resulta ser que Isidro Ibarra Morales contrató el servicio de agua potable, y cubrió un mes de consumo, o sea 105.72 pesos. Hasta ahí el asunto aparentaba estar todo bajo control y fuera de duda alguna, pero la cosa cambio súbitamente cuando la dichosa toma de agua que abastece el rancho del ahora ex funcionario, fue conectada de manera clandestina al Acueducto, y abusivamente, con dolo y mala fe la registró varios meses después de usufructuar el servicio como una simple toma de agua para uso doméstico, y así seguir cubriendo como pago mensual la cuota mínima.

Obvio es decir que el consumo realizado por Isidro Ibarra Morales es mucho más que la de una toma de agua casera,  pues simple y sencillamente abastece un rancho de 40 hectáreas con agua potable y con que se riega poco más de medio millar de árboles de mango, y con la que le da de beber a todo un hato de borregos que posee en aquel lugar el hoy ex secretario general del XV Ayuntamiento.

De acuerdo a cálculos preliminares del sistema operador municipal -SAPA La Paz- el “olvidadizo” de Isidro Ibarra Morales omitió pagar deliberadamente por la ampliación de la red para conexión del servicio 168 mil 771 pesos, esto más los derechos de conexión por el orden de 154 mil 113 pesos, dando así un total de 331 mil 077 pesos, y de los cuales solamente cubrió 2 mil 490 pesos el vivales con los que se ampararon los contratos de agua para uso doméstico números 614 y 624 que están a nombre de Nazira López González. ¡Quihubole!

El rancho de Isidro Ibarra Morales está ubicado sobre la brecha que va a “Las Coras” y tiene por nombre “Eco Granja Neisi”; pero ahí no para la cosa, pues durante su paso como funcionario de primer nivel tanto en el Gobierno del Estado como en el Ayuntamiento de La Paz -ambas veces tomado de la mano de Armando Martínez Vega– logró conformar un par de haciendas más el querubín.

Para quien no lo sepa el primero de ellos está por el rumbo de El Centenario y el otro en la subdelegación de Todos Santos. Obvio ni que decir que ambas son de dudoso origen.

De manera que sus excusas queriendo erigirse cual simple y llano “chivo expiatorio” por el asunto del Contrato de Concesión del Alumbrado Público en La Paz, en vez de aligerar el pesado saúco que cayó sobre sus espaldas cuando fue destituido por el Cabildo en pleno por falta de probidad, suenan por si huecas y sin ninguna credibilidad, precisamente porque su despido se dio por los fuertes desencuentros que sostuvo con el alcalde derivados por su mal manejo, y además contradecir la posición oficial en torno a la empresa Grupo Integral de Recolección y Reciclados de Occidente S.A. De C.V.

El tema de la toma de agua no es un asunto menor ni tampoco es un caso finiquitado, al contrario, es uno de los pendientes que dan incluso para un juicio legal dado que andan volando más de 300 mil pesos, y que son absolutamente cobrables sí el titular de SAPA, Héctor González García, se apega a la ley de manera rigurosa.

Así que el ex secretario general del XV Ayuntamiento de La Paz se encuentra de nueva cuenta metido en el “ojo del huracán” ante la opinión pública, pues será citado en breve por el Organismo Operador Municipal del Sistema de Agua Potable y Saneamiento para que aclare sobre la toma de agua clandestina que le fue descubierta, y que como ya se dijo una y otra vez está conectada de manera directa al Acueducto “El Mauto”, el mismo que abastece a la comunidad y a la población de San Pedro.

Definitivamente que esta acción merece una sanción drástica y ejemplar, pues “ordeñar” el Acueducto cual vil huachicolero debe ser penado con todo el rigor de ley. Y por favor que no nos salgan con eso de que tendrá que saldar Isidro Ibarra Morales lo que ha consumido por el  agua potable conque riega su medio millar de matitas de mango o con la que da de beber a su hato de borreguitos. No, las cuentas no pueden ser finiquitadas así, porque son muchas las familias paceñas que tienen que sufrir la carencia del vital líquido en sus hogares como para que un tipo falto de decencia y sin escrúpulos se la robe de tal manera.

¿Le ajustarán las tuercas al ex secretario general del XV Ayuntamiento?  ¿Recibirá un ejemplar escarmiento Isidro Ibarra Morales? ¿O se saldrá con la suya el “ordeñador” del Acueducto “El Mauto”? La verdad que no lo sé, pero por lo pronto que quien esto escribe mejor seguirá Balconeando. . .

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments