En el PAN parece que les gusta mucho jugar a la doble moral, pues se dan golpes de pecho ante sus contrincantes pero algunos de ellos dan tremendos mordiscos a las arcas del pueblo en beneficio propio

Balconeando / Doble moral

En las diversas tribus que conforman al Partido Acción Nacional es típico que se la pasen dando golpes de pecho, rezándole de día y de noche a San Goloteo y siendo miembros activos del Club de la Vela Perpetua. Pero la verdad es que en su gran mayoría son huestes que les gusta jugar a la doble moral.

¿No me creen? Bueno, hagamos memoria pues. ¿Recuerdan aquellos videos donde se mostraban algunos legisladores federales del PAN aprovecharon su reunión plenaria en Puerto Vallarta, y que rentaron una lujosa mansión donde se embriagaron e involucraron con bailarinas?

¡Si hombre! Aquella reunión que al ritmo de música de banda, el entonces coordinador de la fracción panista en San Lázaro, Luis Alberto Villarreal, abrazaba y baila efusivamente a una de las damiselas, que según los gritos podría llevar por nombre artístico “Montana”, esto, mientras que el entonces vicecoordinador de la fracción del PAN en la Cámara de Diputados, Jorge Iván Villalobos Seáñez, seducía cariñosamente a otra bailarina sentado en la terraza de la mansión denominada Villa Balboa. ¿Apoco de verdad no lo recuerdan?

Hablamos de Villa Balboa, esa lujosa mansión localizada en la Carretera a Barra de Navidad, en el kilómetro 3.8, en la Playa Venados, con siete dormitorios frente al océano y que se renta por 3 mil dólares diarios, y en donde la pachanga de los diputados federales panistas ocurrió para acordar su agenda legislativa del 2014.

¿Acuérdense pues?  Fue cuando luego de los trabajos de la plenaria, algunos legisladores hicieron sus fiestas con la presencia de bailarinas identificadas como talentos del table dance Taboo y también del Candy’s, ubicados en la costa de Puerto Vallarta.

Entre los parlamentarios que aparecieron en esos videos y que acudieron a la lujosa residencia también estaban Martín López, diputado federal por el séptimo distrito de Nuevo León y Máximo Othón Zayas, del séptimo distrito de Sonora. Además en la pachanga y acompañados de las bailarinas estaban también Alejandro Zapata Perogordo, exdiputado, exalcalde y excandidato a la Gubernatura en San Luis Potosí, y José Alfredo Labastida Cuadra, secretario técnico del Grupo Parlamentario del PAN.

¿Ya o todavía no se acuerdan? Sí, aquel video escándalo de los “diputables” que le costó la coordinación en San Lázaro al panista Luis Alberto Villarreal luego de ser exhibido bailando y bebiendo, y que como señalé al inicio de este espacio mostró no sólo la doble moral de los albiazules que disfrutaron una movida noche con comida, bebida, música y agradable compañía de bailarinas, sino también mostró además ramificaciones que alcanzaron a Baja California Sur.

Pero vayamos por partes para entendernos, pues en los medios vallartenses, e incluso nacionales como Reporte Indigo, tomaron la punta del hilo de la madeja y al desenredarlo llegaron hasta el alcalde del puerto del Pacífico, Ramón Guerrero y de ahí a Baja California Sur, gracias a la cercanía del edil jalisciense mejor conocido como “El Mochilas” con el Gobernador Marcos Covarrubias Villaseñor. El mismo alcalde que tenía como asesor jurídico a José Santiago Leal Amador. ¡Quihubole!

Desde ese asunto de los videos escandalosos varios artículos periodísticos comenzaron a establecer la relación, en primer lugar de Walter Frank y Edelmiro Sánchez, organizadores de la fiesta en la mansión Villa Balboa, con el alcalde Ramón Guerrero, y la de éste con el ex gobernador sudcaliforniano, “uno de sus tantos financiadores de campaña”, según se señaló en esa época.

Pero los reporteros y articulistas jaliscienses no sólo destacaron la cercanía del alcalde “El Mochilas” y Marcos Covarrubias Villaseñor, cuyas familias no sólo comparten su origen ayutlense, sino también se sacó a la luz pública la relación de Ramón Serna Grajeda a quien calificaron como “cercano” del ex gobernador de Baja California Sur,  quien a su vez “tenía otras fichas en el Ayuntamiento de Puerto Vallarta”.

¿Qué de quien habló? Pues hago referencia al jurídico del Ayuntamiento de Puerto Vallarta, José Santiago Leal Amador, a quien diversos medios señalaron con insistencia luego de asumir su cargo, que el abogado cabeño tenía sobre sus hombros una acusación por agresión física contra una dama. ¿O también de eso ya no se acuerdan?

El periodista de tierras vallartenses, Jorge Olmos Contreras, señaló en una de sus columnas que “no es uno, sino varios casos en los que tiene metidas las manos José Santiago Leal Amador, un personaje exportado de Baja California Sur para hacer negocios personales con la estafeta de la Dirección Jurídica, y que en forma sorpresiva y abusiva siempre utiliza el nombre del presidente municipal para obtener beneficios”. ¿Se les hace familiar la historia?

Incluso, no sólo Ramón Serna  Grajeda y Santiago Leal Amador, gente de confianza del ex gobernador sudcaliforniano Marcos Covarrubias Villaseñor se encontraban infiltrados en la administración municipal de Puerto Vallarta, ya que el columnista Gerardo Ortíz Sandoval señaló en aquellos ayeres que “todos son un grupo que negocian en paquete. En el paquete se mueven otros alfiles del mismo ajedrez, como por ejemplo representantes del gobernador de Baja California Sur, el panista Marcos Covarrubias en la administración municipal. El representante de Marcos Covarrubias era su hermano Cuco y su operador estelar en la entidad, Ramón Serna Grajeda. El director del área jurídica, José Santiago Leal Amador es un espacio del mandatario de la media península. Entre todos ellos se negocian la repartición del poder en Jalisco”.

Pero fue la periodista Carolina Gómez de Prensaglobal.com, quien dio la clave de lo productiva que pudo haber resultado la relación entre el edil “Mochilas” y el ahora ex mandatario sudcaliforniano cuando publicó que “el presidente municipal Ramón Guerrero Martínez pretende entregar por dedazo y sin la licitación pública nacional correspondiente, la construcción de obras por 300 millones de pesos a empresas de Baja California Sur donde despacha su íntimo amigo el gobernador Marcos Covarrubias Villaseñor”.

Una de las compañías beneficiadas referidas sería “Urbanización y Construcción de Los Cabos SA de CV” con 149 millones 901 mil pesos por el “Proyecto Integral para Mitigar Inundaciones en la Zona de Ixtapa y el Centro Universitario de la Costa”. La empresa, curiosamente, tiene su domicilio en Los Cabos.

El propio Ramón Guerrero Martínez aseguró que fue el mismo Gobierno Federal quién le indicó que estas empresas tenían que realizar la obra; “pero no mostró documentación que lo acreditará, puesto que el mismo Fondo Nacional de Infraestructura establece de manera estricta que los proyectos deben licitarse de manera pública”, denunció la reportera.

Quizá ahora tenga sentido lo que se marcó a inicio de este espacio, cuando se señala que en las diversas tribus que conforman al Partido Acción Nacional es típico que se la pasen dando golpes de pecho, rezándole de día y de noche a San Goloteo y siendo miembros activos del Club de los de la Vela Perpetua. Pero la verdad es que en su gran mayoría son huestes que les gusta jugar a la doble moral. Así que será verdad o no, pero por lo pronto quien esto escribe mejor seguirá Balconeando. . .

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments