En los primeros 100 días del mandato de Trump en Estados Unidos, hemos estado viendo una serie de decisiones precipitadas

Los primeros 100 días de Trump en el poder

En los primeros 100 días del mandato de Trump en Estados Unidos, hemos estado viendo una serie de decisiones precipitadas que constantemente nos tienen cuestionando el rumbo del nuevo orden mundial. El nuevo “sistema” de toma de decisiones nos muestra cómo ha ido variando la nueva política interna y externa de la potencia norteamericana, y nos hace reflexionar sobre cómo cada cambio que se lleve a cabo aquí afectará el rumbo de algunas de las instituciones globales más importantes, como las Naciones Unidas (ONU), el Banco Mundial ((BM), el Fondo Monetario Institucional (FMI) y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), entre otras; lo que irá redireccionando las decisiones de las otras potencias en cuanto a su política externa, cosa que terminará afectando a todos, esto desde el punto de vista de un internacionalista.

Las cifras que se han ido publicando en los últimas semanas nos muestran cómo se harán recortes en  organismos como en la Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) y otros programas medioambientales y de reducción de la emisión de gases invernadero. Estos presupuestos serán redirigidos al gasto militar, al que se pretende dar un aumento de 54 billones de dólares.

También se pretende aumentar el impuesto sobre productos importados y forzar a otras naciones a reducir los aranceles en importaciones estadounidenses, también se ha amenazado con eliminar o modificar algunos tratados de libre comercio, como NAFTA, que el dirigente de la potencia declara que “son desfavorables para la economía estadounidense”.

Desde el punto de vista de los postulados feministas, podemos analizar las tomas de decisión de Trump como una perfecta muestra del patriarcado que se basa en el uso de la fuerza como método de intimidación frente a otros actores internacionales. Pues al parecer todos los pasos tomados hasta ahorita por el nuevo dirigente, solo han apuntado hacia el fortalecimiento militar, en vez de la mejora social en aspectos de salud, educación e inclusión social. También hemos escuchado los comentarios misóginos del dirigente que objetiviza y denigra a las mujeres. En cuanto a los que rodean a Trump, no existe una representación femenina en su gabinete, pues todo su equipo de trabajo y asesores son hombres, y se han tomado decisiones sobre temas de política interna (como la financiación de Planned Parenthood) que afectan directamente a las mujeres del país.

Ana María García González Rubio, estudiante de Relaciones
Internacionales del Tec de Monterrey Campus Guadalajara.

Twitter: @anamariaggr

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments