Hace un par de semanas recibí una llamada telefónica de la oficina de la UNESCO

Balconeando / ¿Qué curioso no?

Hace un par de semanas recibí una llamada telefónica de la oficina de la UNESCO en México, quien se comunicó conmigo -y que por razones obvias no daré su nombre- me proporcionó sus datos personales para mantener contacto, pues el interés, a decir de quien hoy se convierte en mi fuente, es indagar lo que realmente sucede con la empresa Exportadora de Sal de Guerrero Negro.

Pues bien, lo que sí voy a compartir es que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura –UNESCO- abrió una investigación por el posible daño ecológico que se habría provocado en el desierto del Vizcaíno y la Laguna de Ojo de Liebre por el derrame de salmuera, esto por la extracción de sal de la empresa de participación estatal en asociación con la empresa japonesa Mitsubishi.

Todo esto inicio por la muerte de tres ballenas en los últimos dos semanas en la Bahía de Ojo de Liebre y en el Puerto de Chaparrito, ambos ubicados en la región de Guerrero Negro, y que se suman a las evidencias que pobladores han expuesto al denunciar en los últimos años acerca del deterioro ambiental en la zona, esto por el manejo inadecuado de los residuos de la producción de sal, conocido como salmuera.

Un primer dato que dio pie a la indagatoria es que el pasado 16 de marzo la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente encontró el cuerpo de un ballenato albino en la playa a un costado de la boca de la laguna, y con este crustáceo suman ya tres que se han encontrado muertos en la bahía de la Laguna. Por cierto, hasta ahora la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales no ha informado públicamente las causas de estas sorpresivas muertes. ¿Qué curioso no?

El cuerpo de otra ballena adulta se encontró entre  el puerto de Chaparrito y Canal de Ballenas, zona 2B sur, también área del desbordamiento de la salmuera.

Aunque los documentos muestran que el daño ambiental comenzó hace dos décadas, derivado de la política de almacenamiento y disposición del mar por parte de la empresa Exportadora de Sal, fueron las lluvias atípicas ocurridas recientemente en la zona norte de Baja California Sur las que desbordaron la salmuera en la Bahía de Ojo de Liebre, santuario de la ballena Gris, lo que habría provocado el deceso de los tres ejemplares que se encuentran en la lista de la Norma Oficial Mexicana (NOM)-059-Semarnat-2010, mediante la categoría “sujeta a protección especial”.

La empresa nipona-mexicana sólo tiene un permiso por parte de las autoridades ambientales mexicanas para contar con dos mil 500 hectáreas en vasos de almacenamiento; sin embargo las imágenes satelitales muestran que utilizan casi el doble, es decir, cuatro mil hectáreas, lo que quiere decir que la empresa no ha respetado los límites para la explotación de sal a cielo abierto, y de eso nadie ha dicho nada. ¿Qué curioso no?

En un comunicado emitido el 19 de marzo, la misma PROFEPA informó que llevaba a cabo la verificación del estado que guardan los vasos de concentración de salmuera residual de la empresa Exportadora de Sal, “constatando que no existe derrame alguno a la laguna de Ojo de Liebre”.

Así que de acuerdo a la Procuraduría Ambiental, todos los diques de contención se encuentran en buen estado y durante el proceso de producción de la sal de “alta calidad”, ya que los residuos se depositan en las aéreas de almacenaje y no son tirados al mar, y además asegura que año con año la PROPEPA junto con la CONANP y  ESSA “realizan un registro de las ballenas que mueren durante su estancia en el complejo lagunar de Ojo de Liebre, con un total de 29 ejemplares muertos entre ballenatos, juveniles y adultos, cifra que  califica como dentro de los límites naturales de mortandad”.

En el comentado comunicado de prensa de la PROFEPA no se precisa cuáles fueron los motivos que provocaron la muerte de las ballenas en los últimos 15 días, y tampoco especifica la cantidad de hectáreas que verificó y que comprenden los diques para la contención de la salmuera residual. ¿Qué curioso no?

La dependencia –PROFEPA- no precisó, por ejemplo, que como carecen de equipo para llevar a cabo esta supervisión, dependen de que la propia empresa Exportadora de Sal les facilite camionetas, lanchas y choferes para el recorrido. ¿Qué curioso no?

Pero ya existe un antecedente. El 14 de febrero de 2015, las mismas instancias gubernamentales informaron sobre la muerte de 150 tortugas en la misma zona, y en aquella ocasión las autoridades argumentaron que actuaron contrariamente a sus instintos y murieron de hipotermia a causa del repentino descenso en la temperatura de la Laguna Ojo de Liebre.

Este suceso fue calificado como muerte por “causas naturales y no por causas humanas”, y omitieron decir que las extensas planicies de inundación generan el aumento de la salinidad, la concentración de oxígeno, el desbalance iónico y, por último, la afectación a aves acuáticas, son las principales consecuencias por la acumulación de la salmuera. ¿Qué curioso no?

A pesar de que la salmuera es un residuo susceptible de reaprovechar y con valor de venta en el mercado de la sal, -como se ha advertido en ya varias ocasiones en este mismo espacio- el Estado mexicano y la Mitsubishi Corporation, dueñas de ESSA, continúan con esta política de almacenamiento y “disposición en mar”.

Tal y como se ha informado una y otra vez, la empresa Mitsubishi Corporation se beneficia de muchas formas en la explotación de la sal y utiliza a ESSA para acaparar el mercado mexicano, y esto no es ningún invento, pues así lo concluyó la Auditoria Superior de la Federación en su revisión a la Cuenta Pública 2015, donde recomendó al Estado mexicano la adquisición de 1 por ciento más de la empresa para que pueda tener el control en la toma de decisiones.

Hasta el momento esa recomendación no ha sido atendida por la Secretaría de Economía. ¿Qué curioso no?

Con todo esto podemos observar que el asunto de la empresa Exportadora de Sal está pasando a otros niveles, pues la UNESCO ya interviene -y la comunicación recibida desde la Ciudad de México lo confirma- y será sólo cuestión de tiempo para saber que desenlace tiene todo esto.

Ojalá se “pongan las pilas” más de dos, pues si se confirma lo que la UNESCO investiga a profundidad sería inminente los cierres de fronteras, las barreras y los castigos ante ello. ¿Se aplicarán para mitigar esta situación? No lo sé, pero mientras algo ocurre al respecto quien escribe esto mejor seguirá Balconeando. . .

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments