Al hilo van tres asesinatos, de personas inocentes

Cuidado

Al hilo van tres asesinatos, de personas inocentes. Los mal llamados daños colaterales. Tres personas que pasaron por la refriega de balazos. Tres seres inocentes arrancados de los senos familiares. Tres historias brotadas en los últimos momentos. Una suerte que nos puede suceder a todos. Hace dos años por el libramiento Daniel Roldán Zimbrón nos tocó la mala suerte de toparnos al sicario que huía a toda velocidad. Nos fuimos a una zanja para evitar el encontronazo. Ahí quedamos atrapados. La histeria, sustos, gritos de mis hijos y nieta fue la expresión. Como pude salí de ahí. Gracias a la voluntad de un capitán del Ejército que no sólo nos sacó de la escena del crimen, sino que nos dio salvataje con su personal. Una odisea paralela a la que viven todos los ciudadanos. Es triste esto que sucede. Ahora en estos acribillamientos que se han dado por nuestro barrio lo único que nos queda es guarecernos de las balas asesinas. Hoy yo recomiendo cuidado a todos mis lectores. Cuiden a sus hijos y cuídense ustedes mismos. Y pido al gobierno que cuide a su personal. Del Cereso han emanado muertos de personas inocentes que cayeron porque no tuvieron la mínima protección que se les debe de otorgar. Hay recursos para esto, solo falta aplicarlos.

Premios

Cuando hablo con niños y jóvenes, de mi oficio, les digo algo que no me agrada. «El periodismo no es para hacer riquezas.» Los oyentes se ríen.  Otros ariscan la nariz. Y algunos no me creen.

Pero es cierto.

Mis primeros pasos nunca lo niego fueron miserables. Los periódicos pagan mal. Muy mal. El hambre, deseos de tener cosas. Una mejor vida. Viajes. No se accede a ellos.

Pero no sufrí.  Y no, porque la llama encendida con tinta está presente.

También porque el bocado de la vanidad es un manjar. Y ahí están los premios. Mordidas a los diplomas. Y las medallas al Nacional Monte de Piedad. Para un dinerito por los empeños.

Un año 1994 me gané un premio. De reportaje. El premio era jugoso en lo económico.  Tan bueno que al término de la ceremonia de premiación cruce la calle. Y llegue al CCC. Y surtí la despensa. En un carrito eso si repleto cupo mi gloria. Mi honor. Y mi trabajo.

Y si. El periodismo no es para ricos.

Empleo

Baja California Sur, fue elegido como Estado sede para el arranque a nivel nacional del Programa de Apoyo al Empleo (PAE) 2017, que instrumenta el Gobierno de la República a través de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), en conjunto con las dependencias homologas en cada entidad del País; en acto que fue encabezado por el gobernador Carlos Mendoza Davis y la subsecretaria de Empleo y Productividad Laboral, Patricia Martínez Cranss.

Acompañado de la señora Gabriela Velázquez, presidenta del SDIF y del alcalde Armando Martínez, el gobernador Carlos Mendoza Davis, reconoció el respaldo que ha brindado el gobierno de la República a los programas de apoyo el empleo, que ha venido desarrollando el gobierno del Estado a través de la STPS y el Servicio Nacional de Empleo en Baja California Sur (SNEBCS) y que permitieron que durante el año pasado se lograrán crear más de 12 mil empleos formales en beneficio de los habitantes de los cinco municipios de la entidad.

Vidas Paralelas 

Si pero no. Que se bajen el sueldo a Magistrados. Pero a los Senadores no. Algo más o menos quiso decir ayer el Senador Juan Fernández que hace reír todos los días con sus boletines. Ayer dijo que mientras que el ingreso anual promedio de una familia es de $26,645.04 pesos, los salarios más altos los perciben los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quienes ganan anualmente $4,658,775.

De ahí la importancia –dijo el Senador de BCS-, de contar con tabuladores que determinen que las remuneraciones serán públicos y que deberán especificar de qué rubros se compone el ingreso, además de que se sancionará penal y administrativamente a quienes incumplan o simulen percibir menos ingresos que los que en realidad reciben. Muy bonito señor Senador. Pero ¿Usted cuando se baja el sueldo y renuncia a sus millonarias canonjías?… Y con esto nos despedimos deseando lo mejor. Y no olviden: hagan el bien. Y sean felices.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments