Actitud vengadora

Aquí estamos (la columna de Leonardo Trejo)

Siempre he estado convencido que el Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Silvestre de la Toba NO SIRVE PARA NADA. Es el único en todo el país que no emite recomendaciones a ninguna instancia gubernamental de la que debe revisar su correcto proceder. En los despidos laborales que ocurren en el Ayuntamiento de La Paz y Los Cabos es un simple espectador, cuando a la luz de todo el mundo no sólo se violan derechos laborales, sino garantías individuales y se socava la dignidad de las personas.

Este mundo está al revés. En toda esta vergüenza política, nos encontramos con una dirigente sindical, Teresa Verduzco, que no defiende a sus agremiados y es ella misma la que, en complicidad con el alcalde Arturo de la Rosa Escalante, pretende desconocer de manera automática las bases otorgados por la anterior administración.

En La Paz, el silencio de Maximino Iglesias Caro y Francisco Javier Osuna Frías se convierte en complicidad. De aguerridos defensores de los derechos laborales, son simples remedos de Fidel Velázquez y la Guera Alcaine.

En Los Cabos el despido masivo de trabajadores no tienen más criterio que el haber sido integrantes del anterior Gobierno municipal o ser simpatizantes de los candidatos de Izquierda. No analizan capacidad, experiencia y antigüedad, los tratan con desprecio y humillación y les dan de indemnización lo que quieren no lo que les corresponde conforme a la ley.

alcaldes

En la segunda semana de Gobierno cabeño es vergonzante observar como los trabajadores deambulan por las pasillos, otros en las afueras de palacio municipal, esperando audiencia con el titular de Recursos Humanos, quien de manera despótica les avisa de su despido sin mayores explicaciones.

Arturo de la Rosa y sus aliados tienen una ACTITUD VENGATIVA contra sus antecesores pero lo están haciendo con la gente trabajadora del Ayuntamiento de Los Cabos, Narciso y Antonio Agúndez Montaño tienen su vida resuelta, amasaron suficiente dinero que no podrán gastar por el resto que les queda de vida, tienen negocios y propiedad que les dejan jugosas ganancias.

Sus familiares y de sus principales aliados quedaron bien protegidos, basificados desde anteriores administraciones.

Pero meterse con el salario y el futuro de las familias de los trabajadores del Ayuntamiento NO TIENE MADRE.

A los regidores, a los nuevos funcionarios y a los familias de quien hoy Gobierno Los Cabos les recomiendo NO HACER LO QUE NO LES GUSTARÍA QUE LES HAGAN EN TRES AÑOS.

No olviden que “los carniceros de hoy, serán las reses del mañana”.

 

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments