El verdadero problema económico histórico de México radica en la ética de sus gobernantes

El sube y baja de México

Al momento de reflexionar sobre la situación de pobreza tan alarmante que se presenta en el país, la mayor incógnita de las personas en general es el: “¿como en un país que se reconoce por su gran abundancia y variedad de recursos puedan existir niveles de pobreza tan críticos como los que se viven en México?”. La respuesta es simple, el verdadero problema económico del país reside en la pésima gestión de los gobiernos que han venido dirigiendo el país en las últimas cuatro décadas.

A través de los años, México ha experimentado un deterioro económico, no sólo preocupante, si no perjudicial para la mayor parte de su población. En un país donde 20 millones de mexicanos tienen que arreglárselas para subsistir con 2 dólares al día; en contraparte, tenemos que las 10 familias más ricas del país obtienen un ingreso promedio diario de aproximadamente de 9 millones, lo cual exhibe la extrema desigualdad en la que vive su población.

Sin embargo, los malos resultados económicos recientes nos deben recordar períodos en los cuales la economía mexicana ha evolucionado positivamente. México presencio una etapa de elevadas tasas de crecimiento económico con bajos niveles de inflación en el período conocido como “Desarrollo Estabilizador”: de 1954-1970. En esta etapa el gobierno aposto por la inversión en la infraestructura básica, principalmente en términos de petróleo, carreteras, servicios de salud y educación. Hasta los años 70 la economía de México era superior a la de países que ahora son un ejemplo mundial de crecimiento como China, la cual recientemente se ubica como la segunda economía a nivel mundial.

Lamentablemente la buena racha no le duró mucho al país y una vez terminada la etapa del Desarrollo Estabilizador, el país siguió creciendo en la década de los 70 pero con bases muy frágiles, fincado en la exportación de petróleo y el alto endeudamiento financiero con el exterior. Al inicio de la década de los 80 México entro en una situación de insolvencia financiera por la caída de los precios internacionales del petróleo y las elevadas tasas de interés que tenía que pagar a los acreedores financieros internacionales.

En agosto de 1982 el gobierno de José López Portillo se declaró en suspensión de pagos, lo cual significó que el gobierno no contaba con recursos para pagar el importe de los créditos que se vencían y se declaró en suspensión de pagos, lo cual de hecho significaba la insolvencia del estado mexicano para cumplir con los compromisos adquiridos a lo largo de la década de los 70. A partir de entonces el país no ha podido crecer a tasas significativas, e incurriendo en crisis financieras y recesiones con mucha frecuencia como en los años de 1994 y 2009.

Empezando por el gobierno de Luis Echeverría donde para el año 1973 la inflación del país había crecido aproximadamente 21.37% y se presento una devaluación del 60% en el peso mexicano. Después, con el gobierno de López Portillo hubo momentos en los que se llego a pensar que la economía de México volvería a posicionarse en un estado estable. No obstante, las medidas tomadas por López portillo fallaron y provocaron que se triplicaran la deuda externa y el peso continuara devaluándose. En 1994 y 1995 con el gobierno de Salinas-Zedillo se generó una de las crisis más devastadoras y prolongadas que haya tenido México: profundizó la pobreza de millones de familias, México se volvió más dependiente de Estados Unidos y se concentró la riqueza del país en unas cuantas familias.

Tan sólo en el periodo que va del año 1988 al año 2012 el crecimiento económico promedio del país fue de 2%. Así mismo, desde el año 1982 a la fecha, la inflación en México subió de manera desmedida y alarmante. De igual forma, economistas del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Universidad Autónoma de México (UNAM) indicaron que en el periodo de 1970 a 2012 México presento un aumento de aproximadamente 21.9 millones de pobres en el país.

A la vez, los mexicanos se encuentran con varios problemas que imposibilitan el desarrollo económico de los mismos. Un ejemplo de esto son los bajos salarios que se presentan en el país, ya que estos son impulsores de la pobreza que se vive en las distintas ciudades. El salario mínimo mexicano establecido por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos no es el suficiente para poder cubrir las necesidades básicas que los ciudadanos presentan. Actualmente el salario mínimo presenta un promedio de $65.53 pesos por jornada laboral. El cual basado en una jornada laboral de 8 horas representa una ganancia de 8.19 pesos por hora. Esto tomando en cuenta el significante aumento que se ha presentado en servicios y artículos de necesidad básica como lo son: la gasolina, las tortillas, el gas, la electricidad, las cuotas de carretera, entre otros, demuestra como el mexicano con salario mínimo, el cual también es tomado como referencia para establecer otros salarios, es incapaz de cubrir sus necesidades básicas.

Se estima por parte de CENEVAL que en la actualidad son 76 millones de mexicanos los que viven en un nivel de pobreza el cual no les permite adquirir completamente la canasta básica establecida por el país. Además, de estos 76 millones de mexicanos, 28 millones presentan un nivel de pobreza extrema que no les permite adquirir ni la mitad de la misma.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimo que actualmente México se posiciona en el lugar 63 a nivel mundial en base al ingreso per cápita de sus ciudadanos. Así mismo, en el 2013 se dicto que México ocupaba el puesto número 61 a nivel mundial en cuanto al desarrollo humano del país.

La principal causa del problema económico del país yace en que el dinero no esta bien administrado. La pobreza no es más que una muestra de la mala repartición de riquezas que se presenta en México. En base a que la mayor parte del dinero que se genera en el se concentra en unas cuantas personas, mientras que el resto tiene que luchar para encontrar la manera de generar el dinero necesario que le permita cubrir sus necesidades básicas día con día.

Para poder contrarrestar las consecuencias del problema económico que se vive ahora en México, se debe priorizar:

  1. Establecer un Gobierno eficiente. Lo cual implica el combate a la corrupción y a la ineficiencia de la burocracia de los tres niveles de gobierno
  2. Tomar medidas para reducir la concentración de la riqueza en unas cuantas familias. Tomar en cuenta que solo dándole mayor ingreso a los millones de familias mexicas se mejorara la capacidad de compra y el mercado interno se incrementará y con ello se aumentará la inversión y los empleos.
  3. Generar condiciones para que el pequeño empresario se pueda desarrollar. El acceso al crédito y la seguridad son factores determinantes para el incremento de la inversión.
  4. Modernizar el sistema productivo.

Con el objetivo de volver mas rápido y eficaz el proceso industrial.

  1. Invertir en la educación.

Lograr contar con una mejor calidad educativa y formar ciudadanos consientes y con valores.

  1. Apostar por personas capaces para gobernar.

Personas que tomen decisiones de forma que la principal preocupación sea siempre la de proteger a los ciudadanos.

Todo esto con el fin de generar un mayor ingreso para la población.

 Lucía Rodríguez, estudiante de Periodismo

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments