A 16 años de su accidente ha perdido la confianza en los gobiernos

Le arrebató SEDATU la esperanza de una vivienda digna
Esteban Cadena
Esteban, al igual que medio centenar de inconformes, exige a la dependencia federal la entrega de dos millones de pesos retenidos desde hace un año, y cuyo destino era el mejoramiento de vivienda.

La Paz, Baja California Sur.- Confinado de por vida a una silla de ruedas, Esteban Cadena Pozo ve como sus esperanzas de acceder a una vivienda digna se le escapan como agua entre las manos. Esteban, inmovilizado de la cintura para abajo desde hace 16 años, debido a un accidente automovilístico, cambió, temporalmente, su casa de cartón en la que vivía junto a su esposa Gladys, por la sombra de las carpas que los antorchistas instalaron, esta semana, en las afueras de las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, SEDATU.

Esteban, al igual que medio centenar de inconformes, exige a la dependencia federal la entrega de dos millones de pesos retenidos desde hace un año, y cuyo destino era el mejoramiento de vivienda.

Viviendo “al día” de la venta de ropa de segunda, y apoyándose siempre el Gladys, Esteban se dijo “desesperanzado por los gobiernos”, pues, cada vez que asiste a pedir alguna ayuda, “sólo le hacen dar vueltas” y gastar los últimos pesos que tiene.

No conforme con obligarlo a desplazarse en busca de una respuesta a sus demandas de vivienda, SEDATU lo ha excluido de los apoyos para el mejoramiento de vivienda, a pesar de que vive en condiciones miserables, “por eso estoy aquí, con los antorchistas, porque de plano, cada vez que he pedido apoyo a los gobiernos, nomás son puras vueltas” insistió.

Cadena Pozo no sólo es un prisionero de la silla de ruedas, también lo es de sus enfermedades: presión alta y problemas cardiovasculares que cada día le dificultan más el poder enfrentar la subsistencia. Por esa razón decidió sumare al plantón y exigir ayuda en la construcción de una casa más digna, derecho que la SEDATU desde hace un año, le ha negado.

“Vamos a estar aquí hasta que nos den lo que merecemos”, afirmó Esteban dispuesto a afrontar las inclemencias del tiempo y las incomodidades que acarrea vivir en un improvisado campamento.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments