Puros sueños les vendió Onírica A.C.

Instituto Onírica A.C. (logotipo)San José del Cabo, Baja California Sur.- Tres ciudadanos quienes dicen fueron abusados en su confianza y estafados por Luis Hernández, director del Instituto Onírica A.C. decidieron hacer públicas sus malas experiencias.

El señor Joel Cobos quien de buena fe le prestó dinero para organizar algunos de sus eventos, tales como el del balón intragástrico, las jornadas por los derechos de los niños y los simposiums de implantes cocleares, narró, “el señor me ha invitado a participar varias veces en algunos eventos que ha organizado, me pide como un anticipo para organizarlos y luego me promete que me va a pagar y nunca es así; he invertido alrededor de 7 mil pesos en estos apoyos que le he brindado para sus eventos”.

Agregó que se siente utilizado, pues Hernández le pide dinero para sus eventos pero nunca lo invita a ser testigo del resultado de los mismos y cuando le pide que le devuelva su dinero, sólo le responde que lo espere.

Por su parte, Roberto Cota compartió que conoció a Hernández el mes de agosto del año pasado y luego de visitarlo varias veces en su trabajo, le ofreció una promoción para colocarse un balón intragástrico, “me pidió cerca de ocho mil pesos diciéndome que en realidad el procedimiento costaba mucho más, cosa que es cierto porque yo investigué y me garantizó que se iba a hacer un evento en un hotel y que iba a traer un doctor de Culiacán”.

Continuó explicando que el evento fechado para el 16 de agosto nunca se realizó o reprogramó, por lo que al paso del tiempo cuando se dio cuenta de que no se iba a llevar a cabo el procedimiento, le pidió su dinero de regreso.

“Como vi que no se iba a hacer, porque corroboré los datos de la clínica de Culiacán que sí existe, pero ellos no conocían nada de él, ni del instituto, entonces fue cuando le pedí mi dinero de regreso; igual el señor no se ha negado a pagarme, pero ha pasado un año y no me ha devuelto mi dinero; cuando llega a contestarme el teléfono sólo me dice que sí me va a pagar, nunca me dice cuándo, me pone pretextos muy tontos y de un de repente no he podido localizarlo, incluso busqué por internet el instituto, no tiene domicilio fiscal, número telefónico, no está registrada en ningún lado, sólo tienen un correo electrónico y una página de Facebook “, puntualizó.

Cota reveló que tras el paso de unos meses, el titular de Onírica se acercó a darle 200 dólares, al tiempo que le pidió que se hiciera unos estudios porque ya estaba a punto de practicársele el procedimiento, los cuales le costaron mil pesos, pero nunca obtuvo los resultados, pues se los harían llegar directamente al señor Hernández.

A un año de esta fastidiante experiencia de andarlo persiguiendo, Cota decidió iniciar un movimiento en Facebook/págame mi lana Luis, para tratar de que al menos les diera vergüenza, pero para su sorpresa, entre 10 y 12 personas más pasaron por lo mismo.

“Empezaron a salir un montón de cosas y al parecer esta persona Luis Hernández es un estafador en serie, incluso fuera de Los Cabos, tengo entendido que ha salido a Comondú, a La Paz y a todos lados, es una persona que se dedica a esto; no he interpuesto una denuncia porque yo confié en él, pero viendo la magnitud y que existen muchas personas que les ha pasado lo mismo, vamos a proceder en conjunto para que no siga sucediendo y ojalá al ver esto, la gente se sume”, remarcó.

Asimismo ocurrió con la señora Magali Arroyo, a quien Luis Hernández visitó en varias ocasiones en su trabajo, hasta que logró convencerla de apoyarlo en promocionar un programa para apoyar con material la construcción de viviendas, en relación con una asociación oaxaqueña de nombre Mariana Trinitaria.

La involucró a tal punto en el que la presentación del programa se hizo en casa de Arroyo y la gente comenzó a llegar directamente con ella a darle el dinero para comprar material, juntando un total de tres mil 660 pesos, cantidad que se le entregó a Hernández la primer semana de noviembre del 2012.

“Nos dijo que tardaba el pedido cuatro semanas porque se tenía que juntar una buena cantidad para que viniera el tráiler desde Oaxaca y la gente como vio que no llegaba pues ya no se animó y yo empecé a desconfiar porque le llamaba y ya no respondía; en enero ya no me contestaba el teléfono y lo amenacé con que iba a hacerle un escándalo por rata, entonces el señor me llamó de inmediato y me dijo que me iba a dar el dinero que por favor no hiciera nada”, contó.

La señora Arroyo manifestó que después de esto, hace dos meses le dio parte del dinero y es hasta la fecha que no le ha terminado de liquidar el resto, así que está dispuesta a sumarse y poner una denuncia colectiva, “yo creí en él y él abusó de mí y de la gente que menos tiene, cuando se supone que son a quienes ayuda; no se me hace justo y para que cambie este país tenemos que hablar y no dejarnos, ya estuvo suave”.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments