Madre a los 13, violada desde los 9
menor abusada sexualmente
Aprovechándose de la supuesta amistad que tenía con sus padres, el presunto agresor sexual y su esposa constantemente les pedían que la menor fuera a su tienda o a su casa a ayudarles a limpiar.

San José del Cabo, Baja California Sur.- Con ojos tristes y una actitud alejada a la de una niña de su edad, Antonia de tan sólo 13 años, admite que su hijo de un año y medio es producto de una de las tantas veces que fue abusada sexualmente por José Fernando Hernández de la Cruz, quien se decía amigo de su familia y aún es su vecino.

Toñita narró para Peninsular Digital, que todo comenzó cuando ella tenía 9 años y mientras esperaba el camión a las afueras de la tienda de la que es propietario su agresor, de 41 años, éste se le acercó para proponerle que fueran novios y aunque ella siempre se negó, él intentó besarla.

Aprovechándose de la supuesta amistad que tenía con sus padres, Hernández de la Cruz y su esposa constantemente les pedían que la menor fuera a su tienda o a su casa a ayudarles a limpiar, “y así empezó, la señora lo sabía todo, una vez me metieron a su casa y ahí fue donde me agarró el señor y su esposa también estaba ahí la mayoría de las veces, ella vigilaba y vio todo y siempre me decía no te va a pasar nada, va a ser rápido, ese día tuve una manchita de sangre y hasta fiebre me dio”.

Después de una pausa que deshizo el nudo en la garganta y dejó salir las lágrimas de Toñita y sus padres, explicó como constantemente sus abusadores, la amenazaban con matar a sus familiares si “se le soltaba la lengua”, incluso un día la filmaron y luego le mostraron las imágenes en donde era violada, para con ellas intimidarla.

Toñita cuenta que en algunas ocasiones vio a su abusador tener una actitud sospechosa con otras niñas que entraban a la tienda, pero tan sólo platicó con una de ellas, misma que le contó “que el señor le dijo que estaba bien bonita y que como llevaba falda intentó agarrarle las piernas”.

Debido a que ella no decía nada y a que sus padres confiaban plenamente en sus vecinos-amigos, no sospechaban el infierno en el que su pequeña vivía, aunque su madre sí notó un cambio en su actitud, “antes de ese día que vino con la manchita de sangre ella siempre estaba contenta, ya después siempre estaba triste, ya no era la misma, pero cuando me di cuenta era muy tarde”, declaró.

A pesar de existir una averiguación previa en proceso, aún no se ha hecho justicia a este caso, por lo que Toñita solicita a las autoridades, “que lo agarren y se lo lleven a la cárcel, porque puede haber otras niñas a las que les haya o les esté pasado lo mismo”.

Mañana la segunda y última parte.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
14 Comments
Inline Feedbacks
View all comments