Al compás de Beethoven
Ludwing van Beethoven
El día de hoy se celebra el Centésimo Octogésimo Sexto aniversario luctuoso de Ludwing van Beethoven, nacido en el Sacro Imperio Romano Germánico en el año de 1770.

La Paz, Baja California Sur.- El día de hoy se celebra el Centésimo Octogésimo Sexto aniversario luctuoso de Ludwing van Beethoven, nacido en el Sacro Imperio Romano Germánico en el año de 1770. Murió a la edad de 57 años.

Alrededor de los treinta años, inició en Beethoven la pérdida de sus capacidades auditivas, por lo que se entregó a un turbado trabajo creativo, mientras la mala fortuna le trajo distintas penas gracias a dos desengaños amorosos.

No llegó a casarse nunca, pero se le atribuyen distintos romances. Antonie von Birkenstock, casada con el banquero alemán Franz Brentano, fue uno de los grandes amores de su vida.  Igualmente, entre 1804 y 1807, estuvo enamorado de la joven condesa Josephine Brunswick, viuda del aristócrata Joseph Graf Deym. Su amor era correspondido, sin embargo no pudo concretarse debido a las restricciones sociales de la época, a la estricta separación entre la nobleza y el vulgo.

Según el escritor ruso Wilhelm von Lenz, la carrera como compositor de Beethoven se divide en tres periodos: temprano, medio y tardío. El periodo temprano abarca hasta alrededor de 1802, el periodo medio se extiende desde 1803 hasta cerca de 1814 y el periodo tardío va desde 1815 hasta el fallecimiento del compositor.

El período temprano de Beethoven estuvo influido por Joseph Haydn y Wolfgang Amadeus Mozart. Algunas obras importantes de este periodo son la Primera y Segunda Sinfonías, un conjunto de seis cuartetos de cuerda (Opus 18), los primeros dos conciertos para piano (los n.º 1 y n.º 2) y la primera docena de sonatas para piano, incluyendo la famosa Sonata Patética, Op. 13.

El periodo medio comienza después de la crisis personal provocada por la creciente sordera. Las composiciones de este periodo incluyen seis sinfonías, las n.º 3, 4, 5, 6, 7 y 8, los últimos tres conciertos para piano, el Triple Concierto y el Concierto para Violín, cinco cuartetos de cuerda, del n.º 7 al 11, varias sonatas para piano, incluyendo las sonatas Claro de luna, Waldstein y Appassionata, la Sonata Kreutzer para violín y su única ópera, Fidelio.

Las obras del periodo tardío son el Cuarteto de cuerda n.º 14, Op. 131, que tiene siete movimientos enlazados, y la Novena Sinfonía. Otras composiciones de este periodo son la Missa Solemnis, los cinco últimos cuartetos de cuerda, incluyendo la Grosse fugue, y las cinco últimas sonatas para piano.

Anselm Hüttenbrenner, amigo de Beethoven hasta el último día de su vida, describe así la muerte del monstruo:

“Permaneció tumbado, sin conocimiento, desde las tres de la tarde hasta las cinco pasadas. De repente hubo un relámpago, acompañado de un violento trueno, y la habitación del moribundo quedó iluminada por una luz cegadora. Tras ese repentino fenómeno, Beethoven abrió los ojos, levantó la mano derecha con el puño cerrado, y una expresión amenazadora, como si tratara de decir: ¡Potencias hostiles, os desafío¡ ¡Marchaos! ¡Dios está conmigo!, o como si estuviera dispuesto a gritar, cual un jefe valeroso a sus tropas, ¡Valor, soldados! ¡Confianza! ¡La victoria es nuestra! Cuando dejó caer de nuevo la mano sobre la cama, los ojos estaban ya cerrados. Yo le sostenía la cabeza con mi mano derecha, mientras mi izquierda reposaba sobre su pecho. Ya no pude sentir el hálito de su respiración, el corazón había dejado de latir”.

¡Comparte!
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments